Chuponeaban a consultor de Palacio de Gobierno Alfredo Marcos y lacran 25 discos duros de BTR

11

Siguen apareciendo más víctimas del espionaje telefónico que ejecutaba la empresa “Business Track” (BTR). Ahora resulta que  el conocido caricaturista político, Alfredo Marcos Ortega, quien a la vez era consultor a tiempo completo de Palacio de Gobierno, también era chuponeado.

 

Siguen apareciendo más víctimas del espionaje telefónico que ejecutaba la empresa “Business Track” (BTR). Ahora resulta que  el conocido caricaturista político, Alfredo Marcos Ortega, quien a la vez era consultor a tiempo completo de Palacio de Gobierno, también era chuponeado.

 

El diario "La República", revela que los chuponeadores de BTR pincharon los cables telefónicos de la oficina de “Alfredo Editor SRL”. Como se recuerda Alfredo ofreció una consultoría de estrategia política comunicacional para Palacio de Gobierno todo el 2008. (Ver fotografía cortesía La República)

De acuerdo con la versión ofrecida a las autoridades por un técnico de la Dintemar, la mayor parte de las grabaciones corresponde a los últimos días de diciembre del 2008,  lo que indica que los “chuponeadores” prosiguieron con sus actividades ilícitas a pesar del escándalo de los “petroaudios” y las investigaciones del Ministerio Público y del Congreso.

De acuerdo al matutino, los chuponeadores de BTR se sentían protegidos y creían que nunca serían descubiertos al punto que continuaron trabajando días antes de la intervención a la citada empresa.

De acuerdo con la versión de fuentes allegadas a la investigación, además de Alfredo Marcos, una de las últimas órdenes del propietario de BTR, el contralmirante (r) Elías Ponce Feijóo, fue “chuponear” los teléfonos de una compañía cementera cuya razón social se mantiene en reserva.

Le pagaban sólo 1000 dólares por chuponeo

Las autoridades también examinan la información ofrecida por el técnico de la Dintemar Martín Fernández Vírhuez, quien solicitó acogerse a  los beneficios de la  confesión sincera. El agente en situación de actividad ha manifestado que Elías Ponce lo contrató para efectuar operaciones de interceptación a números telefónicos indicados previamente por el propietario de BTR.

Fernández relató a sus interrogadores que recibió US$ 1,000 de BTR por interceptar los teléfonos del aprista Rómulo León Alegría y del ex directivo de Perupetro Alberto Químper Herrera entre febrero y setiembre del 2008. Señaló igualmente que luego que Elías Ponce le entregó los números para espiar, este a su vez proporcionaba los teléfonos a sus contactos a una empresa “colaboradora” (“service”) de Telefónica para que pincharan las líneas elegidas.

Martín Fernández explicó que con parte del dinero que le entregaba Elías Ponce Feijóo pagaba a sus contactos. De acuerdo con su versión, para la realización de las grabaciones de las conversaciones fueron alquiladas viviendas en las cercanías de la casa del objetivo “chuponeado”.

Sin embargo, Martín Fernández, a pesar de haberse acogido a la confesión sincera, afirma desconocer la identidad de los clientes de BTR que pedían el “chuponeo” y luego recibían la transcripción de las grabaciones.

¿Giselle Giannotti y lavado de activos?

Por otra parte, las autoridades a cargo del caso no descartan que la detenida Giselle Giannotti Grados sea investigada por el delito de lavado de activos producto de una actividad ilícita. ¿La razón? La lujosa vivienda donde vivía en la urbanización Las Casuarinas, los 75 viajes al extranjero, especialmente a Estados Unidos, y un llamativo tren de vida. Sus actividades en BTR aparentemente no justificarían sus signos exteriores de riqueza.

En el momento de su captura, a la salida de su casa, llevaba US$ 5 mil en la cartera. Al ser interrogada por la significativa suma y el destino de la misma, Giselle Giannotti manifestó que se iba de fin de semana a una playa  en el sur. 

La posibilidad de que la supuesta experta en temas de seguridad se acoja a la confesión sincera no ha sido descartada por sus abogados.

Como parte de las investigaciones, el fiscal especializado en crimen organizado Walter Milla reiteró el pedido al juez Edwin Yalico Contreras para que autorice el levantamiento del secreto de las comunicaciones de los seis detenidos de la empresa “Business Track”. El objetivo es analizar el contenido de los  discos duros,  memorias de los teléfonos y la documentación escrita que se les incautó a los implicados. En una anterior ocasión, inexplicablemente, el magistrado Yalico declaró improcedente la solicitud del fiscal Milla.

25 discos lacrados

En tanto el diario EL Comercio informa hoy que han sido lacrados, a la espera de la acción del juez, los 25 discos duros de igual número de computadoras de los marinos y de la empleada de Business Track investigados por supuestamente pertenecer a una red de espionaje telefónico.


Estos discos duros fueron incautados el jueves 8 por agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) de la Policía Nacional, a cargo del general Miguel Hidalgo, y los integrantes de la Tercera Fiscalía Provincial, a cargo del fiscal Walter Milla.


La indagación apunta a conocer las presuntas operaciones dolosas de espionaje telefónico en que habrían incurrido el contralmirante (r) Elías Ponce Feijoo, el capitán de navío (r) Carlos Tomasio de Lambarri, los oficiales de mar Martín Fernández Virhuez y Jesús Ojeda Angles, el oficial de mar (r) Jesús Tirado Seguín y la empleada Giselle Giannotti Grados.


Además del local de Business Track, en la avenida Salaverry 2007 (Lince), se intervinieron los domicilios de los investigados en las calles Los Cedros 250 (Surco), Teniente Romanett 132 (San Isidro), en la manzana AZ, lote 11 de la urbanización Covitiomar (Santa Rosa), avenida Perú 3239 (San Martín de Porres), calle José Salas 449 (San Martín de Porres) y calle Siete 270 (San Isidro).


Los 25 discos duros se encuentran lacrados y en poder de la Dirandro y no pueden ser abiertos hasta que se resuelva si efectivamente se denunciará a estas personas por interceptación telefónica y asociación ilícita, delitos que habrían cometido según informó en conferencia de prensa el pasado jueves 8 la fiscal de la Nación, Gladys Echaíz.

 

Artículos relacionados