Los fideos y pastas no son una bomba calórica aclara estudio

10

La o simplemente los se califican hoy como una bomba calórica y están excluídas de los regímenes alimenticios. La lógica es que la engorda por ello muchas personas se esfuerzan por eliminarla de sus dietas, pero no todo es lo que parece.

Un nuevo estudio desmitificó esta creencia. El Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed en Pozzilli (Italia), analizó este alimento fundamental de la dieta mediterránea y demostró que su consumo -por el contrario-  está asociado a la reducción del índice de masa corporal (IMC).

De acuerdo a la investigación publicada en la revista Nutrition and Diabetes, las pastas consumidas con moderación no engordan. De hecho, reducen el riesgo de padecer obesidad general y abdominal.

Según explica Licia Iacoviello, jefe del laboratorio de Biología Molecular y Epidemiología Nutricional del Instituto Neuromed, “la pasta a menudo se considera poco adecuada cuando se desea bajar de peso y algunas personas la descartan por completo de sus comidas”.

El especialista agregó que “a la luz de esta investigación podemos decir que la dieta mediterránea es buena para la salud siempre que se respete toda la variedad que abarca su pirámide, con la pasta en primer lugar”.

¿Cómo comer la pasta?

El estudio evaluó los hábitos alimenticios de 23 mil sujetos en Italia. Concluyendo que lo importante es saber qué tipo de pasta comer y cómo prepararla.

La pasta al dente tienen un índice glucémico más bajo que la pasta más cocida, mientras que los spaghetti tienen un índice glucémico menor al de las pastas cortas, como los macarrones.

Además es recomendable consumirlas con acompañamientos como aceite de oliva y verduras.

Artículos relacionados