Tasa de muerte por infarto o paro cardíaco llega a 18% en Perú

23

Aunque la mayor prevalencia se observe entre los 60 y 80 años, no hay una edad específica para sufrir un o un , ya que este le puede ocurrir a cualquiera y hasta a aquellas que parecen gozar de buena salud.
 
El Dr. Renzo Barbini, cardiólogo de SANNA Clínica San Borja, explica que el paro cardíaco ocurre cuando el corazón repentinamente deja de latir, ocasionando que la sangre no llegue al cerebro ni al resto del cuerpo. Se debe tener siempre presente que un paro cardíaco es una emergencia médica, ya que de no tratarse en unos cuantos minutos generalmente provoca la muerte.
 
“El paro cardíaco no tiene síntomas. El paciente de golpe pierde conocimiento y necesita de reanimación pronta. El infarto del miocardio, sin embargo, se caracteriza por un dolor retro-esternal de fuerte intensidad que se puede irradiar al brazo izquierdo, a veces a la mandíbula al cuello y puede estar acompañado de sudoración fría, nausea y a veces vómito”, explica el doctor Barbini.
 
Es importante conocer que entre los factores de riesgo que pueden desencadenar un infarto se encuentran sufrir de diabetes, hipertensión arterial, colesterol elevado, obesidad, estrés, tabaquismo, sedentarismo e historia familiar prematura de enfermedad cardiovascular.
 
De acuerdo a un registro del INEI, se reporta que el 18.2% de las muertes registradas son debido a causas cardiovasculares y son los costeños quienes presentan con más frecuencia enfermedad isquémica del corazón, esto en relación al tipo de alimentación y al estilo de vida.

¿Cuál es la diferencia entre un infarto, un paro cardíaco y un infarto cerebral?

  • Infarto es la muerte de tejido u órgano debido a isquemia (falta de sangre y por lo tanto de oxígeno) por obstrucción de las arterias que lo irrigan.
  • Se habla de infarto miocárdico cuando muere tejido miocárdico (corazón) y de infarto cerebral o accidente cerebrovascular cuando el infarto es a nivel del cerebro.
  • Paro cardíaco se verifica cuando el corazón deja de funcionar (latir). Los factores de riesgo más frecuentes son: Infarto agudo de Miocardio, Arritmias malignas, valvulopatias severas, hemorragias importantes y trastornos genéticos del miocardio. 

 

 

Artículos relacionados Más del autor