La infidelidad disminuyó
La infidelidad disminuyó

La infidelidad de pareja como causa de tensión familiar ha disminuido notoriamente del 18.3 % al 1.1 % y la indiferencia también se redujo de 18.9 % a 3.7 % en Lima Metropolitana, según reveló el estudio del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) del Ministerio de Salud (Minsa) sobre el impacto de la pandemia en la salud mental de los ciudadanos en la capital peruana.

Así lo dio a conocer el director ejecutivo de la Oficina de Apoyo a la Investigación y Docencia Especializada del INSM, Javier Saavedra Castillo, quien manifestó que este resultado corresponde al indicador ‘Fuente de tensión de las mujeres actualmente unidas en la población de Lima Metropolitana‘ y refleja que la pandemia ha sido también una oportunidad para estrechar lazos emocionales y más unión familiar. “Esta experiencia va a dejar muchas enseñanzas y valorar más los espacios, así como a la familia”, afirmó.

Por su parte, el psicólogo Emir Valencia Romero, jefe del Departamento de Psicología del INSM, sostuvo que muchas parejas a partir de la pandemia han podido integrarse y fortalecerse logrando que sus relaciones sean más armónicas y sólidas sin intención de tener una pareja fuera del matrimonio ni engaños entre ambos.

Indicó que una relación saludable debe asumirse con responsabilidad y respeto, hablando sobre la fidelidad y la infidelidad, estableciendo reglas. Es necesario mantener los cariños y los detalles, así como la cercanía emocional para seguir cultivando la vida de pareja.

Además, es importante que cada uno aprenda a manejar sus emociones, cómo trasmitirlo y controlarlo. “La relación de pareja se construye y se mantiene día a día con el diálogo para manejar las discrepancias y llegar a acuerdos. Muchas veces las parejas se convierten en dos adultos criando hijos y no se muestran afectos”, precisó. 

Infidelidad y deterioro psicológico 

El psicólogo advirtió que la traición con una tercera persona es uno de problemas que causa más dolor y deterioro psicológico en las parejas, conllevando generalmente a la separación definitiva o a conflictos crónicos, cuando no es bien manejado. “Cuando hay infidelidad se rompe la confianza y el compromiso, dos pilares fundamentales en la vida de pareja”, señaló.

Asimismo, subrayó que la mayoría de las personas infieles, que quizás solo han restringido sus contactos durante la pandemia por miedo a contagiarse de la COVID-19, se caracterizan por una personalidad inmadura que no les permite cumplir compromisos y ponerse límites. Buscan el disfrute inmediato y se llevan por impulsos sin medir las consecuencias.  “Necesitan ayuda psicológica para crecer, madurar y ser el adulto que una pareja necesita”, precisó el especialista. 

En ese sentido, para reconstruir una relación rota, la persona infiel debe aceptar su responsabilidad sin echar la culpa ni minimizar sus actos, estar seguro de su deseo de continuar la relación y de reparar el daño causado. Se recomienda para ello la asistencia a terapia de pareja.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea Más de En Línea