Fraudes informáticos en el Perú
Fraudes informáticos en el Perú

Los ciberdelincuentes ofrecen ofertas atractivas con un anticipo aparte, piden transferencias bancarias a cuentas personales a través de la venta de artículos que son en su mayoría costosos, invitan por mensajes instantáneos a ingresar a los servicios de la banca en línea solicitando descargar e instalar aplicaciones o por medio del nombre de usuario y contraseñas en páginas web apócrifas.

Otra técnica utilizada por estos estafadores es la persuasión de sus consumidores a seguir las negociaciones de adquisición del producto fuera de la plataforma digital.

Existen cuatro tipos principales de fraudes cibernéticos:

●       Compra de artículos online

Además de la piratería encontramos estados irreales de los productos, los cuales no cumplen con las características con las que son ofertados, se omite información de contacto, las víctimas no pueden reclamar ni reciben respuestas

●       Pharming / Sitios con Virus

Sitios maliciosos rondando por la web. Una vez que la víctima ingresa, se produce la descarga de un software que roba información sensible como contraseñas o datos bancarios.

●       Phishing / Suplantación de Identidad

Se hacen pasar por una empresa de confianza, luego piden datos personales o financieros. Este tipo de fraude se produce mediante correo electrónico, redes sociales o incluso llamadas.

●       Carding / Robo de Tarjetas Bancarias

Es el uso ilegal de las tarjetas de créditos, el delincuente realiza la estafa por llamadas telefónicas o email, así consigue los datos de la tarjeta de la víctima y realiza compras reiteradas veces.

Los tipos de fraudes electrónicos más comunes durante la emergencia sanitaria estuvieron relacionados con temas como el covid-19 para ataques en línea.

Estas son las modalidades más frecuentes de estafas online en el Perú:

1. Páginas falsas de negocios en Facebook. 

Los ciberdelincuentes ofrecen a la venta de balones de oxígeno, mascarillas, mamelucos, entre otros productos relacionados a la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.  Exigen el pago anticipado y las víctimas no reciben los productos ofrecidos.

Las bandas criminales operan con terceros que fueron previamente captados para crear cuentas bancarias y entregar sus tarjetas de débito a cambio de una comisión de 20 a 100 soles. Estas personas son las primeras en ser capturadas por la Policía.

2. Suplantación de la identidad de marcas. 

La Policía también ha detectado casos de estafas en línea en las que las bandas criminales trabajan con especialistas en informática que crean páginas web falsas suplantando la identidad de destacadas marcas para engañar a los usuarios.

3. Falsas ofertas de trabajo. 

Crean páginas falsas de reconocidas empresas con inexistentes anuncios de oportunidades laborales. Los postulantes no solo envían sus datos personales que pueden ser usados en otras estafas en línea, también se les exige un pago por “certificaciones”. Luego de pagar, se pierde el contacto con la supuesta empresa y esto evidencia el engaño. 

Tendencia Creciente de Estafas Online

En nuestro país las cifras del Ministerio Público evidencian que las denuncias por delitos informáticos se incrementan aceleradamente año a año.

De octubre de 2013 a julio de 2020, las fiscalías penales y mixtas registraron 21,687 denuncias, de las cuales el 78% de los delitos registrados es por fraude informático, seguido por el delito de suplantación de identidad (13%) y delitos contra datos y sistemas informáticos (6%).

El delito con mayor cantidad de registros, dentro del fraude informático, corresponde a las operaciones y transferencia electrónicas y/o de fondos no autorizados, con el 86%.

Denuncias de fraudes informáticos

Asimismo, se observa que el registro de los delitos ha tenido un ritmo creciente año a año, donde los registros del 2020 representaron el 134% de crecimiento en comparación a los registros del 2017.

Durante los meses de enero y abril del 2021, se han registrado aproximadamente 1200 denuncias de delitos cibernéticos. Principalmente, estas denuncias están vinculadas al fraude electrónico y suplantación de identidad. Es decir, que desde que se inició el año, la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) ha venido recibiendo alrededor de 300 denuncias cada mes. 

El 49% de las empresas peruanas encuestadas por un estudio realizado por Marsh y Microsoft, percibió un incremento en los ataques cibernéticos a raíz de la pandemia, y el 21% considera que la ingeniería social (phishing) es el ciberataque que más se ha incrementado, mientras que el 20% considera que ha sido el malware.

Ciberdelincuencia en tiempos de COVID

Una de las razones principales que ocasionaron la suba de fraudes electrónicos es la situación emergente del Covid 19 que claramente no trajo solamente problemas y preocupaciones respecto a la salud. Con el aumento de compras, ventas, transacciones, depósitos y del tráfico cibernético en sí; las estafas crecieron notablemente. No solamente la causa se encuentra en el aumento inédito del e-commerce sino también en el trabajo remoto, que es de los factores que incrementó los casos de estafa cibernética vía phishing.

Los fraudes de identidad por email y los robos de datos han sido algunos de los crímenes más reportados en la región durante la pandemia de coronavirus, aun así, presentan un alto riesgo no sólo para los clientes de comercios electrónicos, sino también para entidades y empresas financieras.

Con el fenómeno de la digitalización masiva y el aumento del e-commerce a raíz del aislamiento por Covid, los ciberdelincuentes encontraron nuevas y más formas de criminalizar. Hay más víctimas potenciales para poder atacar: personas vulnerables por falta de ejercicio preventivo o empresas que no toman debidos recaudos de seguridad.

De acuerdo a la analista Melisa Murialdo, otros de los factores es la baja concientización que hay acerca de la privacidad que facilita el mecanismo del fraude informático.

Los formularios nos piden nuestros datos personales como el DNI, el teléfono celular para poder avanzar en compras, llenar currículums vitae; pero no nos aseguran que los mismos están protegidos y no tenemos forma de poder negarnos y como todas lo hacen tampoco podemos a veces encontrar fácilmente la fuente de filtración de nuestros datos.

Podríamos decir que el mundo de la tecnología siempre tendrá su punto débil, ya que grandes potencias mundiales han sufrido de estos ataques y hasta el día de hoy no se encuentran los culpables; no obstante, ante el marcado y constante avance de los delitos y estafas en internet, la importancia de prevenir y estar informado en épocas de Coronavirus no se limita sólo al área de la salud.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea