Papa Francisco: Los gastos en el Vaticano están fuera de control

5

Revelan grabación secreta del y costos y de la Santa Sede en libros que se publican este mes

El Papa Francisco ha admitido que los gastos del están fuera de control y ha emplazado a funcionarios de la Santa Sede a actuar con claridad según una grabación secreta que será difundida a mediados de noviembre.

Se trata no sólo de la versión del Papa Francisco que revela incomodidad sino de la divulgación de una serie de gastos y valores de inmuebles del Vaticano por cerca de 160 millones de Euros. El Papa Francisco a emplazado a los funcionarios de la Santa Sede a poner orden y ser transparentes: “Claridad. Eso es lo que se hace en las compañías más humildes y nosotros debemos hacerlo también”, instó el líder de la Iglesia Católica en el encuentro con altos cargos del Estado Vaticano.

“No es una exageración decir que la mayoría de nuestros costos están fuera de control”, resaltó el Papa Francisco.

LOS GASTOS Dos libros que revelan las luchas internas y la codicia financiera dentro del Vaticano saldrán a la luz en noviembre y tienen muy inquietos a toda la Santa Sede. Según las declaraciones y los trascendidos iniciales, tanto “Avaricia”, de Emiliano Fittipaldi, como “Vía Crucis”, de Gianluigi Nuzzi, reflejan una de las inquietudes del papa Francisco que más rechazo producen en la Curia romana: la necesidad de recortar lujos y gastos.

En su investigación, Fittipaldi explica que las reformas de la vivienda de Tarcisio Bertone, ex secretario de Estado del Vaticano fueron pagadas con dinero de la Fundación Niño Jesús, la cual es “definida como un vehículo para la recaudación de fondos para asistencia, investigación y actividad humanitaria” y que la misma “ha saldado la factura de los trabajos por un total de 200.000 euros”. Explica también en un apartado que se publicará el próximo jueves 4 de noviembre que al igual que los arreglos en el departamento, hubo fondos que se utilizaron para el alquiler de “un helicóptero por la bonita suma de 23.800 euros”.

Del mismo modo, denuncia gastos como el cardenal George Pell, prefecto de la Secretaría Económica vaticana, quien habría desembolsado “para él y sus amigos medio millón de euros en seis meses”. Fittipaldi reconoció que acceso a un documento escrito “en inglés y en italiano y destinado al cardenal Pell” que resume “por primera vez el verdadero valor de todos los bienes inmuebles propiedad de las instituciones del Vaticano”.

Según estos documentos, la Santa Sede “posee inmuebles por un valor de 160 millones de euros” Un documento de la comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA) con fecha 7 de enero de 2014 “especifica que casi siempre los inmuebles son registrados al costo de adquisición o al costo de donación, y muchos edificios institucionales están valuados en un euro. Por lo que es de esperar que el valor real sea mayor”.

El autor calcula que el valor real de esas propiedades asciende a “cuatro mil millones de euros”. “En las fiscalías italianas, Roma en primer lugar, y en el Banco de Italia se preguntan desde hace tiempo si las cuentas sospechosas han sido finalmente cerradas, o solamente bloqueadas o (están) durmientes a buen recaudo en las cajas fuertes del Vaticano”, escribió el autor quien reveló además que el IOR, el banco del Vaticano, no ha entregado al Banco de Italia la lista de las personas que han protagonizado casos de fuga de capitales, “a pesar de haberlo prometido”.

Vía Crucis, el libro de Gianluigi Nuzzi, que junto con Avaricia han sido fuertemente criticados por el Vaticano, saca a la luz grabaciones en las que el Sumo Pontífice se queja por la falta de control de los gastos. “Tenemos que aclarar de mejor forma las finanzas de la Santa Sede y hacerlas más transparentes”, pide Francisco en la grabación la cual, según el autor, fue realizada en secreto por alguien en la reunión. “Claridad. Eso es lo que se hace en las compañías más humildes y nosotros debemos hacerlo también”, instó el líder de la Iglesia Católica en el encuentro con altos cargos del Estado Vaticano. “No es una exageración decir que la mayoría de nuestros costos están fuera de control”, resaltó.

Artículos relacionados Más del autor