La Contraloría General inició hoy la verificación de los servicios médicos en el Hospital Militar Central “Coronel Luis Arias Schreiber” y el Hospital de la Policía Nacional del Perú “Luis Nicasio Sáenz”.

El organismo de control busca determinar el grado de implementación de las normas técnicas de salud e identificar posibles riesgos que afecten a las aéreas consideradas “críticas”, como es el caso de las salas de emergencias, farmacia, atención ambulatoria, hospitalización, cuidados intensivos e intermedios y anestesiología que tienen “una importante demanda y un alto nivel de complejidad”.

La veeduría, además de las visitas, contempla la revisión de documentos técnicos, entrevistas con personal médico y con los usuarios que se atienden en ambos nosocomios.

SIN CAMILLAS. Durante el primer día de visita al Hospital de la Policía Nacional, el equipo auditor comprobó que el área de Emergencias ha excedido en su capacidad de atención ya que solo cuenta con 50 camillas y su promedio diario de atención es de 300 pacientes.

“También hemos comprobado que los ascensores para el traslado de pacientes operados no funcionan debido a lo cual deben ser llevados en brazos, lo que representa un riesgo para su recuperación. Esta situación es insostenible y debe ser corregida con urgencia”, manifestó el Vicecontralor Edgar Alarcón.

Agregó que este hospital solo tiene diez ambulancias y apenas dos galones y medio diarios de combustible para su movilización. El director del nosocomio informó que solo tiene 20 mil soles de caja chica disponibles para gastos administrativos.

La Contraloría General espera tener dentro de 30 días un informe preliminar con los resultados de esta actividad de control y las recomendaciones para contribuir al mejoramiento de la calidad de las prestaciones de salud que brindan ambos nosocomios a la comunidad militar y policial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.