Sporting Cristal a un paso de ser campeón del fútbol peruano

13

Fueron 10 días previos a la primera final por el título del fútbol, peruano  -jugada hoy- , que el club Sporting Cristal decidió entrenar en el Cusco para adaptarse a la altura. Dicha planificación tuvo su fruto, pues el conjunto rimense derrotó por 1-0 al y con ello el próximo domingo puede conseguir su 16° título en lo que va de su historia.

Un triunfo o un empate la próxima semana bastarán, para que toda La Florida festeje un nuevo campeonato, el que le es esquivo desde el 2005, último año en que se coronaron como el mejor equipo del balompié nacional con José Del Solar como entrenador.

Los dirigidos por Roberto Mosquera, hicieron un partido inteligente en lo táctico, pues controlaron a los principales elementos del equipo local (el paraguayo Fabio Ramos y el goleador del campeonato Andy Pando) y con ello le quitaron, tanto las  ideas como las oportunidades ofensivas.

Excelente trabajo de Marco Delgado en la zaga limeña (hizo lía de tres con Walter Vílchez y Nicolás Ayr) como de Jorge Cazulo en la mitad de campo rimense, quienes fueron los encargados de desarmar las líneas ofensivas del once cusqueño, ayudados principalmente por Carlos Lobatón y sus elementos de ataque como fueron Ross y Ávila.

En una palabra Sporting Cristal fue un equipo solidario, pues a pesar de no tener el balón y no crear casi opciones de gol, tuvieron un mejor desempeño a través de su orden.

En el periodo inicial, Real Garcilaso se acercó más (a diferencia del complemento) al arco de Erick Delgado tiempo, pero sus aproximaciones no generaron peligro alguno para el meta rimense, ya que los pelotazos se perdieron fuera del terreno o se iban en los pies de algún defensa (sólo pudo rematar una vez al arco bajopuntino).

El gol cervecero llegó a los 33’ tras una buena incursión de Yoshimar Yotún por su banda, donde logró burlar la marca de Joél Herrera para entrar al área, levantar la cabeza y ceder el esférico a Hernán Rengifo. El centro delantero visitante luchó el balón, el cual finalmente le quedó a Junior Ross, quien finalmente aprovechó el rebote para desnivelar el marcador.

Con el 1-0, Garcilaso siguió infructuoso en el ataque dedicándose al pelotazo ya que casi nunca hilvanaron jugadas estructuradas a ras de piso, quizás víctima del nerviosismo y de la ansiedad en su primera final. La más clara jugada de peligro que intentó el once imperial, fue una media chalca que intentó Ramón Rodríguez, la cual pasó cerca del arco rival.

En el complemento, Cristal siguió controlando tanto a Ramos como a Pando, por lo que su línea defensiva controló el encuentro sin complicaciones ni apuros, a pesar de algunas insinuaciones de la escuadra de casa, a través de Ramón Rodríguez, quien ante la “ausencia” del goleador del campeonato, se tuvo que convertir en el referente de ataque.

A los 62’, Ramón Rodríguez completamente solo, se perdería una ocasión clara para empatar el compromiso, pues con golpe de cabeza envío el balón fuera del terreno.

En tiempo de descuento, Mariño no supo culminar en gol un contragolpe rimense, pues finalmente el meta Carranza atajó su disparo.

En la siguiente jugada, Real Garcilaso estuvo a punto de empatar, en la única oportunidad que tuvo Andy Pando, quien se demoró al rematar el esférico, que finalmente chocó en Advíncula.

Un triunfo merecido de Sporting Cristal, por el buen orden táctico y prolijidad que mostró en sus líneas, ante un elenco como Real Garcilaso, que tuvo el balón pero no supo que hacer con él, presa de su impulso y de la ansiedad notoria de sus jugadores.

Durante todo el torneo, los cusqueños se habían mantenido invictos en el campeonato (20 triunfos y dos empates) y justamente, cuando necesitaba del triunfo en el partido más importante del año y de su historia, pierden tal condición.

De esta manera, Sporting Cristal está a un paso de coronarse campeón nacional, pues sólo necesita no perder el compromiso por la segunda final a jugarse el próximo domingo. Si bien es cierto, ahora es el favorito, deberá jugar el partido sin creerse campeón antes de tiempo. Recordemos, que el exceso de confianza “mató” el año pasado a Alianza Lima, quien perdió el ´título en un tercer partido ante Juan Aurich de Chiclayo.

Por Luis Miguel Guerrero.

Artículos relacionados