Periodismo en Línea
Noticias del Perú y el mundo

Mano blanda con los buses de Soyuz

38

Antonio MancoA las diez de la noche del domingo 20 de julio un amigo de la Policía de Carreteras me llamó para informarme del choque entre dos buses interprovinciales en el "Serpentín de Pasamayo" (Chancay), que como supimos después se llevó a 18 peruanos a la tumba.

Antonio MancoA las diez de la noche del domingo 20 de julio un amigo de la Policía de Carreteras me llamó para informarme del choque entre dos buses interprovinciales en el "Serpentín de Pasamayo" (Chancay), que como supimos después se llevó a 18 peruanos a la tumba.

Me hablaba de al menos quince fallecidos y de decenas de heridos, pero luego deslizó la frase, "esos de Soyuz nos dan demasiado trabajo". Le pregunté porqué y su respuesta fue inmediata, "tienen vara por el dueño".

"Con cucharita" le saque algunos detalles y me comentó que -por ejemplo- es frecuente que los choferes de la citada empresa violen diversas normas de tránsito, por exceso de velocidad y utilización de paraderos no autorizados.

¿Sería un hecho que los pobres policías tendrían que dejar pasar  esas infracciones?..Pues la respuesta de mi amigo policía era evidente, "debemos tener mano blanda".

Pero, ¿quién es el susodicho personaje que estaría envarado? Nada menos que Lastenio Morales, empresario y ex parlamentario aprista, militante del partido de la estrella y dicen "con muchos contactos en el gobierno de Alan García".

De hecho Soyuz recientemente tuvo carta libre para ampliar su flota de buses y prestar servicios en el norte chico, cuando ya posee prácticamente el control de rutas en el sur chico con su tradicional recorrido desde Lima pasando por Cañete, Chincha, Nazca, Paracas hasta llegar a Ica.

Personalmente, debo decir, que Soyuz aprovecha al máximo el lado comercial y económico. Viajo con frecuencia al sur de Lima y cuando lo hago de día, pocas veces hay una bitácora de pasajeros (¿como será de noche?), además suben personas en medio de la carretera y en paraderos no autorizados.

Y de los precios ni hablar, pues los pasajes se disparan notoriamente los fines de semana. La llamada oferta y demanda es voluble porque mientras más gente viaja, más caro cuesta el pasaje. ¿Quien los controla?

Un último detalle, el diario Correo -en el que laboro- publicó en portada, días después del terremoto en el sur del pasado 15 de agosto del 2007, el indolente y desmesurado incrementó en el precio de los pasajes hasta en un 80%. Ni el Ministerio de Transportes (MTC), ni ninguna entidad ha sancionado hasta hoy ejemplarmente esta insana actitud (Y si así fue el MTC no lo informó).


Hoy, días después de un accidente trágico en el Serpentín de Pasamayo tenemos a un chofer identificado como Róger José Ángeles Carrión -que lamentablemente falleció- pero con un rosario de 25 papeletas impuestas (Según registro del SAT), tres muy graves, 18 graves y solo cuatro sanciones leves, lo cual revelaría su pasado nada santo al volante.

En contradicción a los registros del SAT, un gerente de Soyuz identificado como Martín Gibbos, reveló al diario Ojo que Ángeles Carrión tenía diez años de experiencia como chofer y según su record de manejo emitido por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), "no registra sanciones". ¿A quien le creemos al SAT o al MTC?

Creo que estos extraños favoritismos deben acabar. Desde aquellos policías que tratarían con mano blanda a los buses de Soyuz, hasta aquellas autoridades del MTC que no se comen el pleito por los pasajeros muertos y sus deudos, y prefieren callar.

Me llama la atención de que uno de estos funcionarios  -que antes fue un especialista muy requerido por la prensa para hablar de seguridad vial- que prefiero no mencionar, hoy se llene la boca diciendo "aquí no pasa nada".

Lo mínimo que pedimos son sanciones ejemplares porque este accidente en el serpentín de Pasamayo no debe quedar en el olvido. No debe ser uno más de la estadística. Estamos a tiempo.
 

Nota: Aunque esta columna debía publicarse los primeros días de agosto, para el próximo relanzamiento de www.periodismoenlinea.com, hoy me animo a adelantar algunas opiniones

Te puede interesar