El excesivo estrés laboral produce ansiedad y depresión generando diversas reacciones biológicas, psicológicas, sociales y organizacionales, informó el Instituto Nacional de Salud () del Ministerio de Salud.

El excesivo estrés laboral produce ansiedad y depresión generando diversas reacciones biológicas, psicológicas, sociales y organizacionales, informó el Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud.

 La psicóloga del INS, Martha Lucero Pérez, explicó que el estrés laboral puede manifestarse con sudoración, tensión muscular, sequedad en la boca, alteraciones estomacales, aumento o disminución del apetito, dificultades respiratorias, dolores de espalda y cabeza, cansancio, insomnio y  nauseas.

También, el trabajador puede tener dificultades en la memoria y en las relaciones interpersonales, irritabilidad, falta de solución de problemas, temor, indecisión y pensamientos negativos. En el ámbito laboral, puede generar quejas y problemas, ausentismo, tardanzas, aumento de errores y accidentes.

La especialista explicó que el estrés laboral se presenta generalmente por realizar tareas monótonas, desconocimiento del trabajo; por inseguridad e inestabilidad en el centro de labores, carga mental y elevada responsabilidad, horarios excesivos, desorden, presencia de ruidos y relaciones conflictivas.

Para controlar el estrés, recomendó diagnosticar el origen del problema y luego erradicarlo creando un buen ambiente laboral, manteniendo relaciones cordiales, organizar el tiempo de nuestras , participar en momentos de recreación. Es importante realizarse evaluaciones médicas y psicológicas.

La psicóloga Martha Lucero Pérez manifestó además que estas recomendaciones son generales y de implementación individual, y si la situación se tornara grave o fuera de control lo indicado es acudir a un profesional para recibir el respectivo tratamiento.

Para superar el estrés:

El INS a través del Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud recomienda:

  • A nivel individual: Desarrollando conductas que neutralicen las consecuencias negativas de éste, entrenamiento  en el abordaje de conflictos, manejar eficazmente el tiempo, desconectarse del trabajo fuera del horario laboral, practicar técnicas de relajación, tomar pequeños descansos durante la jornada  (5 minutos por cada hora de trabajo). Marcarse objetivos reales y factibles de conseguir.
  • A nivel grupal: fomentar y mantener las relaciones interpersonales, fortalecer los sociales entre el grupo de trabajo y facilitar el flujo de información entre los compañeros de trabajo.
  • A nivel organizacional: desarrollar programas de salud ocupacional y un sistema de recompensas  justo, potenciar la comunicación; realizar evaluación de desempeño, planes de capacitación, entre otras estrategias.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.