Las Fuerzas Armadas y la Policía se alzaron este jueves contra el Gobierno de Ecuador, en protesta por la aprobación de una nueva ley, que eliminó beneficios económicos a los miembros de esas instituciones.

Los uniformados tomaron la pista del aeropuerto internacional y obligaron a la cancelación de vuelos nacionales e internacionales, dijo un testigo y una fuente de la terminal aérea. “El aeropuerto está cerrado”, dijo el funcionario del aeropuerto, quien pidió el anonimato.
 
En tanto, cientos de suboficiales se concentraron en las instalaciones del Regimiento Quito número 1, al norte de la capital, desde horas de la mañana para reclamar por ascensos, bonos y condecoraciones que supuestamente se eliminarían en la Ley de Servicio Público.
 
Los manifestantes señalaron que no saldrán a las calles a trabajar hasta conseguir acuerdos con el gobierno y que la protesta es en todo el país. La prensa local informó que las policías de las provincias de Chimborazo, Cotopaxi e Imbabura se sumaron a la protestas.

FUE HERIDO En tanto, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, resultó herido durante los disturbios registrados en Quito tras una manifestación de las fuerzas de seguridad y se encuentra en el hospital, según informó el diario ‘El Universo’.
 
El mandatario sufrió los daños después de que los manifestantes lanzaran bombas lacrimógenas y aparentemente ha recibido varios golpes con botellas, añadió el Canal Uno. Correa tuvo que abandonar el Regimiento número 1 de la Policía, donde había acudido para dialogar con los agentes, entre fuertes medidas de seguridad.

Correa, está atrapado en un hospital de la policía, donde recibe tratamiento al haberse hecho daño en la pierna, y está rodeado por manifestantes que le impiden salir, según dijo él mismo a una emisora estatal. “Me dicen que han cercado los alrededores”, dijo el propio Correa a la Radio Pública.
 
El hospital está rodeado de policías que protestan contra una reducción de sus beneficios salariales y que se ha enfrentado con la escolta presidencial que llegó a sacar al presidente del hospital, según constató un periodista de Efe.
 
El hospital se encuentra junto al Regimiento Quito, al que Correa acudió hoy porque allí se congregaron cientos de policías que protestan por un proyecto de ley para eliminar incentivos salariales y profesionales, que está a debate en la Asamblea Nacional.
 
Allí se dirigió a ellos, pero cuando se quiso ir la multitud presionó a su escolta, que le rodeaba. “En el tumulto se me dobló la pierna”, dijo Correa, que acaba de ser operado en la rodilla derecha.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.