Era casi un imposible, por ello la celebración en el” de la Nasa (California) fue eufórica, cuando se confirmó que el robot “” piso suelo marciano con éxito.

El director del centro responsable de la misión del Curiosity, Charles Elachi, siguió paso a paso el descenso y posterior apertura de instrumentos del vehículo robótico.

Se trata de una hazaña sin precedentes en la historia de la exploración planetaria, pues siempre es arriesgado el ingreso a la atmosfera de marte.

El grito de victoria fue mayor, cuando el equipo de la Nasa recibió las primeras imágenes que llegaron al centro de control.

Aunque eran en blanco y negro y de escasa calidad, era un éxito para las decenas de ingenieros y científicos de la misión que observaban el monitor entre lágrimas, abrazos y euforia generalizada.

“Los siete minutos de terror [del descenso] se han convertido en los siete minutos de triunfo”, dijo el director científico de la NASA, John Grundsfeld.

De inmediato la misión recibió mensajes de parte del presidente Obama a través de su asesor científico John Holdren, allí presente junto al director de la NASA, Charles Bolden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.