El adios. El Para renuncia por razones de salud

El anunció hoy su dimisión al cargo de máxima autoridad de la en el mundo para el próximo 28 de febrero.

La noticia fue comunicado por el propio , quien argumento durante la ceremonia de canonización en el Vaticano de 800 mártires italianos y dos beatas latinoamericanas.

La declaración del ante la curia ha sido difundida en un comunicado. En ella, el ha dicho que ya no tiene la fuerza suficiente debido a su edad para seguir en el cargo.

“El ha anunciado que rá a su ministerio a las 8 de la tarde del 28 de febrero”, ha dicho el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. El portavoz dijo que el anuncio del les ha cogido por sorpresa y que los más cercanos al desconocían la decisión.

El portavoz ha explicado que, según el canon pontificio (las normas que rigen el ejercicio del do), las condiciones para dimitir son que se anuncie de forma libre y que la manifestación sea inequívoca. No es necesario que nadie acepte formalmente la dimisión.

En una comparecencia ante la prensa una hora después de que la agencia oficial comunicara la noticia, Lombardi ha explicado que “es una decisión muy personal”, aunque “forma parte de su libertad si lo ha hablado con alguien”. El ha querido que el anuncio fuera hoy delante de muchos cardenales, por lo que la fecha “no ha sido elegida al azar”.

“No se tata de una decisión improvisada, no es ni de ayer ni de anteayer”, ha dicho Lombardi, ya que el en su declaración ante la curia se ha referido a un periodo de meses.

A partir de las 20.00 horas del 28 de febrero comenzará el periodo de sede vacante hasta la elección de un nuevo . seguirá viviendo en el Vaticano y no participará en el cónclave. Tras el cónclave, se mudará a la residencia de verano de Castelgandolfo y después se retirará a un convento de monjas de clausura.

El nuevo debería estar elegido antes del 31 de marzo, según Lombardi. A la pregunta de qué cargo tendrá Ratzinger a partir de ahora, Lombardi ha dicho desconocer el nombre exacto pero le parece “razonable” que tenga consideración de obispo emérito.

El anuncio del cardenal Joseph Ratzinger, que accedió al papado como , apenas tiene precedentes en la historia.

La de venía planeando desde que, hace dos años, admitiera la posibilidad durante una entrevista con Peter Seewald: “Cuando un alcanza la clara conciencia de no estar bien física y espiritualmente para llevar adelante el encargo confiado, entonces tiene el derecho y en algunas circunstancias también el deber de dimitir”.

El propio portavoz Lombardi, tras decir que la decisión le había pillado por sorpresa “como a todo el mundo”, se ha referido en varias ocasiones a este libro como precedente que hacía pensar en una posible del .

Los rumores de la dimisión del se hicieron aún más insistentes durante el escándalo Vatileaks, la fuga masiva de documentos privados que pusieron en evidencia las luchas de poder en el Vaticano. El portavoz Lombardi ha negado, en rueda de prensa, que la se deba a “dificultades en el do”.

El alemán Joseph Ratzinger, de 85 años, había sido elegido el 19 de abril de 2005 en el primer Cónclave del siglo XXI, tras la muerte de Juan Pablo II.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.