El jugador del Sporting Cristal, Paulo Gallardo, aclaró hoy que su iglesia no lo obligó a renunciar a su equipo porque supuestamente no debía jugar los domingos.

En declaraciones a RPP Noticias, el jugador explicó que en su momento informó a su club que no podría laborar los domingos, pues así lo manda su religión.

Relató que incluso las autoridades de su iglesia le señalaron que “si era un tema de ”, no habría problema, pero éste decidió cumplir los principios de su iglesia.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea