Cortesía

Cortesía El ex cabo Héctor Hernán Bustamante, militar acusado de asesinar a un periodista argentino en Chile y cuya identidad se mantuvoi en reserva durante largos años, falleció en un hospital víctima de una penosa enfermedad. Según el diario "El Clarin" el militar baleó al reportero Leonardo Henrichsen durante un alzamiento contra el presidente Salvador Allende, en junio de 1973. Las imágenes del hecho, filmadas por el propio cronista en su agonía, conmovieron al mundo.

Cortesía El ex cabo Héctor Hernán Bustamante, militar acusado de asesinar a un periodista argentino en Chile y cuya identidad se mantuvoi en reserva durante largos años, falleció en un hospital víctima de una penosa enfermedad. Según el diario "El Clarin" el militar baleó al reportero Leonardo Henrichsen durante un alzamiento contra el presidente Salvador Allende, en junio de 1973. Las imágenes del hecho, filmadas por el propio cronista en su agonía, conmovieron al mundo.

El crimen permanece impune. Y hoy se conoció que el soldado acusado por el hecho falleció el 18 de diciembre en un hospital militar.  La revelación sobre su muerte fue hecha por el periodista Ernesto Carmona, quien hace cuatro años descubrió la identidad del militar, filmado por Henrichsen durante una intentona golpista conocida como "Tanquetazo". Según contó, se enteró de lo ocurrido al denunciar al ex cabo por amenazas de muerte recibidas en agosto pasado, luego de participar de una protesta frente al domicilio del ex militar.

Corresponsal de la TV sueca en ese momento -antes había trabajado en el noticiero cinematográfico "Sucesos Argentinos"- Henrichsen salió en la mañana del 29 de junio de 1973 a tomar imágenes de la intentona golpista, luego fracasada, contra el gobierno del socialista Allende.

Pero en una esquina céntrica de Santiago, Bustamante Gómez -al mando de un escuadrón de tiradores- intentó cumplir la orden de despejar la zona. Filmado por Henrichsen, el militar disparó primero con un revólver y luego ordenó a sus subordinados que tiraran con sus fusiles: una bala atravesó el cuello del camarógrafo, que murió al llegar al hospital.

La secuencia fue captada por el propio reportero antes de morir y causó conmoción mundial. Todo quedó grabado en una película de apenas dos minutos que Henrichsen filmó con una cámara Eclair de 16 milímetros.

Bustamente, herido cuando la sublevación era sofocada, estuvo internado hasta el golpe militar de setiembre -que encabezó el fallecido dictador Augusto Pinochet-, fue absuelto tres días después y retirado de la fuerza tras cumplir tareas en el Estadio Nacional de Santiago donde, según las investigaciones, se dedicó a golpear a los detenidos.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.