Crimen

CrimenLos tentáculos del narcotráfico en torno al sentenciado Fernando Zevallos cobran una nueva víctima. Se trata de uno de sus sicarios, identificado como José Ángel Mori Soto, quien fue liquidado en las afueras del penal para reos primarios de Lima, ex San Jorge,. Fueron varios tiros certeros disparados por un sujeto que luego abordó una motocicleta y huyo con rumbo desconocido.

CrimenLos tentáculos del narcotráfico en torno al sentenciado Fernando Zevallos cobran una nueva víctima. Se trata de uno de sus sicarios, identificado como José Ángel Mori Soto, quien fue liquidado en las afueras del penal para reos primarios de Lima, ex San Jorge,. Fueron varios tiros certeros disparados por un sujeto que luego abordó una motocicleta y huyo con rumbo desconocido.

La víctima de unos 35 años de edad  era procesado por tráfico ilícito de drogas y habría acudido al recinto penitenciario para declarar en una audiencia del juicio por tráfico ilícito de drogas al clan Zevallos.

Según testigos del crimen, el hombre que atacó a Mori Soto recorrió la zona repetidas veces antes de ubicar a su víctima y posteriormente huyó . El portal de agenciaperu.com publicó el 25 de setiembre del 2006 una nota sobre la captura de la víctima, el cual era apodado como "Shevaco".


Mori Soto también habría sido contratado por Fernando Zevallos para amenazar a la jueza del Tercer Juzgado Penal de Maynas, María Rosario Hernández, y su hijo. También habría participado en el crimen de Jesús Flores Matías, sujeto baleado el año 2004 al interior de un moderno vehículo y quien también fue sindicado como sicario del ex dueño de Aerocontinente .

Se presume además que Shevaco participó junto a Idelfonso Herrera, (a) “Negro Plástico”, y Gustavo Ríos, (a) “Negro Gustavo”, del asesinato del vocal Saturno Vergara.

Cabe recordar que Mori Soto era procesado tras haber sido detenido a fines de setiembre del 2006 cuando intentaba enviar a Europa un cargamento de 284 kilos de cocaína escondidos entre 800 kilos de harina de plátano.

Médicos legistas y el fiscal de turno llegaron al lugar para analizar el cadáver, ordenar su levantamiento y posterior traslado a la morgue. Este hecho debería servir como alerta para ofrecer seguridad contra importantes autoridades que investigan a la mafia de Fernando Zevallos, como el caso de la fiscal Luz Loayza, a quien extrañamente la fiscal de la Nación, Adelaida Bolívar dejó en el desamparo.

Como se recuerda, ahora la magistrada suprema, es investigada por el Consejo Nacional de la Magistratura tras descubrirse que recibió una carta de Fernando Zevallos solicitando el traslado de Loayza a una zona dominada por el tráfico de drogas.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.