El peruano José Manuel Torres Yagi (35), quien violó y asesinó a la niña Airi Kinoshita de sólo 7 años en Japón, no sería ejecutado o condenado a la pena de muerte tal como lo pidió la Fiscalía de ese país y por el contrario La Corte Superior de Hiroshima ratificaría la pena de "Mukichoeki" o prisión indefinida que otorgó una corte local .

El peruano José Manuel Torres Yagi (35), quien violó y asesinó a la niña Airi Kinoshita de sólo 7 años en Japón, no sería ejecutado o condenado a la pena de muerte tal como lo pidió la Fiscalía de ese país y por el contrario La Corte Superior de Hiroshima ratificaría la pena de "Mukichoeki" o prisión indefinida que otorgó una corte local .

Según informa RPP Noticias, a esta conclusión llegaron los abogados de la familia de la víctima luego que los integrantes de la Corte Superior de Hiroshima no mostraron interés por los antecedentes de haber cometido abuso sexual de menores con que cuenta el acusado en su país.

"Durante las dos primeras audiencias hemos comprobado que los jueces han demostrado con su actitud que los antecedentes de Torres Yagi no tienen validez porque esos crímenes no se cometieron en el Japón", dijo el representante legal de la familia a la emisora radial.

El letrado consideró que lo más probable es que la Corte Superior ratificará la pena de prisión indefinida, lo que significaría que en un plazo de 30 años recobraría la libertad y luego sería deportado al Perú.

"Sería lamentable que la Corte no otorgue una sentencia ejemplar para una persona que cometió un horrendo crimen", indicó.

El abogado adelantó que si la Corte no otorga la pena de muerte a Torres Yagi apelarán la sentencia a la Corte Suprema, la máxima instancia judicial.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.