Famae

FamaeLa cuestionada operación de venta de armas de Chile al Ecuador el 31 de enero de 1995 y durante el Conflicto del Cenepa, se concretó por un acuerdo secreto entre ambos gobiernos, reveló el director de las Fábricas y Maestranzas del Ejército (Famae), general (r) Luis Iracabal.

FamaeLa cuestionada operación de venta de armas de Chile al Ecuador el 31 de enero de 1995 y durante el Conflicto del Cenepa, se concretó por un acuerdo secreto entre ambos gobiernos, reveló el director de las Fábricas y Maestranzas del Ejército (Famae), general (r) Luis Iracabal.

En una declaración textual que publica El Mercurio de Chile, Iracabal dice: "la venta de armas a Ecuador se inicia con una solicitud de Gobierno a Gobierno sin conocer sus formalidades (…) tratándose de una operación de carácter secreto, actué conforme a lo dispuesto en el artículo Nº 2 de la Ley Orgánica de Famae, la que faculta a su director para no informar a dicho Consejo Superior de la celebración de actos y contratos cuando se trata de asuntos de carácter secreto".

Si bien en la indagación se acreditó una venta ilegal porque no había autorización para entregar 3.000 fusiles, 7.829 cargadores y 300 cohetes Low y visores nocturnos a los dos aviones Hércules C-130 ecuatorianos que aterrizaron en el Grupo de Aviación Nº 10 de la Fuerza Aérea, el caso fue sobreseído definitivamente por el ministro en visita extraordinaria de la Corte Marcial, Joaquín Billard.

El magistrado estimó que los hechos estaban prescritos porque ocurrieron más de diez años antes de iniciada la indagación. Sin embargo, el Consejo de Defensa del Estado (CDE) está evaluando apelar al sobreseimiento y solicitar nuevamente el procesamiento de Iracabal; del ex jefe del Estado Mayor del Ejército, Richard Quass, del general (r) Gustavo Latorre, y del coronel (r) Claudio Rubio.

Este último declaró que luego del despegue de las aeronaves ecuatorianas Iracabal le ordenó que viajara a Ecuador a "hacer presencia de Famae en ese país, al momento que llegara la mercadería con el material enviado desde Chile, donde le indiqué que el trámite de la operación con el banco había quedado resuelto. Una vez finalizada esa conversación, el director me pide que le informe directamente al subsecretario de Guerra, Jorge Burgos, a quien le indiqué lo mismo que le había informado al general Iracabal".

Los militares presentes en la operación coinciden en que las autoridades de la época sabían de la venta. "Tanto el Ministerio de Defensa como la Subsecretaría de Guerra", sostienen. En el expediente se menciona el pago de US$ 1.900.000 en la cuenta de Famae del Banco de Chile, dinero que según el ministro está en la contabilidad.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.