Vigilancia en frontera (Emol)

Vigilancia en frontera (Emol)A fines del 2008 Chile pondrá en marcha la tercera etapa del plan "Vigia", que incluye el uso de un avión espía capaz de detectar irregulares ingresos en la frontera con nuestro país. Si bien el fin mapocho es evitar el ingreso de los denominados "burros" que transportan droga o de los ilegales a su territorio, debería preocupar a las autoridades peruanas por tratarse de tecnología que podría afectar la seguridad nacional.

 

Vigilancia en frontera (Emol)A fines del 2008 Chile pondrá en marcha la tercera etapa del plan "Vigia", que incluye el uso de un avión espía capaz de detectar irregulares ingresos en la frontera con nuestro país. Si bien el fin mapocho es evitar el ingreso de los denominados "burros" que transportan droga o de los ilegales a su territorio, debería preocupar a las autoridades peruanas por tratarse de tecnología que podría afectar la seguridad nacional.

 

Según publica hoy el diario el Mercurio, actualmente las patrullas del denominado OS-7 que operan en frontera con Perú cuentan con personal a pie, motos y aparatos aéreos. Entre estos últimos está el helicóptero multipropósito Augusta, de Carabineros.

Además, se emplean avionetas de alta versatilidad para acceder a sitios geográficamente complejos. Carabineros no sólo intercepta "burreros" o "correos" humanos de droga, sino que también vehículos. Entre ellos, camionetas acondicionadas e incluso camiones.

Pero la situación cambiará en una tercera etapa que Chile espera completar antes de fin de año. Y es que, según el Mercurio,  el éxito de la fase tiene que ver con la adquisición del avión que recogerá datos mediante avanzados equipos de imagen, para enviarlos a tierra y generar pautas de acción para 64 vehículos de apoyo.

Estos móviles se distribuirán en patrullas conformadas por un jeep o "Puesto de Comando" que recibirá los datos del avión, cuatro camionetas 4×4 y cuatro motos todoterreno.

El escenario de operación de este dispositivo contempla 10 kilómetros en el caso de la divisoria con Perú, aunque también se incluye a las fronteras con Argentina y Bolivia.

El general inspector Samuel Cabezas, director de Orden y Seguridad de Carabineros de Chile, reveló al Mercurio que entre las metas del "Plan Vigía" está no sólo atrapar "burreros"  sino que también "obtener información para recorrer la cadena del tráfico y así evitar el envío de droga incluso desde los países de origen antes de ser embarcadas".

La droga que ingresa a Chile es elaborada por no más de una decena de poderosas organizaciones foráneas que tienen un bien atomizado circuito de distribución. Los integrantes de este último se encargan, entre otras cosas, de reclutar a los "burreros" en localidades cercanas a la frontera. Según explican en el OS-7, esto permite que los "correos" cuenten con respaldo de los narcos, pero también de sus familiares y amigos.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.