El Poder Judicial viene investigando un escándalo sexual sin precedentes ocurrido en el prestigioso colegio peruano-italiano Antonio Raimondi de La Molina, y que involucraría a nueve alumnos por la difusión de imágenes de desnudos y contenido sexual, a través de la Internet, de una menor de 15 años.

El Poder Judicial viene investigando un escándalo sexual sin precedentes ocurrido en el prestigioso colegio peruano-italiano Antonio Raimondi de La Molina, y que involucraría a nueve alumnos por la difusión de imágenes de desnudos y contenido sexual, a través de la Internet, de una menor de 15 años.

El diario Perú.21, señala que el delito ha sido catalogado como pornografía infantil por el Código Penal, aunque el caso es guardado en absoluta reserva. El proceso se lleva a cabo en el Tercer Juzgado de Familia, bajo el expediente Nro. 183503-2008-00226-0.

La madre de S.M.H., la menor agraviada, denunció a los compañeros de su hija, C.B.R.S., G.A.R.A., G.A.C., C.P.S., V.M.I., entre otros, acusándolos de haberla inducido a realizar un video y a tomarse varias fotografías de contenido sexual que terminaron en un portal web de dominio público.

Esto habría ocurrido en 2006, cuando los implicados cursaban el segundo, tercer y cuarto año de secundaria. Algunos eran sus compañeros de clase. La joven reveló, además, que era sometida, desde los 11 años, a tocamientos indebidos y a agresiones sexuales, dentro del colegio, por parte de otros estudiantes.

Tras el escándalo, la menor fue enviada por su familia a Estados Unidos. Actualmente tiene 17 años. Todo fue puesto al descubierto cuando una vecina vio uno de los videos colgados en Internet y alertó a los familiares de S.M.H.
 
La chica terminó narrando, además, una serie de vejaciones a las que, supuestamente, era sometida. Tras conocer este escandaloso hecho, la PNP descubrió más de 570 fotografías y videos de contenido sexual en el celular de la menor.

Al parecer, los alumnos intercambiaban estos videos y fotos con el consentimiento de la adolescente. Inclusive, algunos de los investigados serían inocentes pues habrían recibido las imágenes al celular sin haberlas solicitado.

En tanto, cuatro de los procesados ya cumplieron la mayoría de edad. Serán juzgados como menores -la infracción fue cometida antes de los 18 años de edad-, pero no se descarta que vayan a un penal si son condenados.

Trascendió que los peritos del Instituto de Medicina Legal (IML) evaluaron a la menor agraviada y concluyeron que sufría severos problemas de conducta, producto de agresiones psicológicas de su entorno.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.