Luego de cinco horas de retraso, se suspendió el gran salto que realizaría el deportista extremo Felix Baumgartner desde la .

Los retrasos iniciales se debieron a problemas con las condiciones del tiempo, ante fuertes vientos en altura (sobre 200 metros). Luego, cuando el viento se calmó, el grupo intentó desplegar el globo lleno con helio que elevaría la cápsula, sin embargo, sucedieron varios problemas.

Uno de ellos fue viento a nivel de suelo, lo que provocó problemas al desplegar el globo. Adicionalmente hubo fallos con el sistema de radio. Una de las radios de la cápsula – el único método de comunicación que el paracaidista tendría con el centro de control – dejó de funcionar repentinamente.

El equipo esperaba batir un récord, convirtiendo a Baumgartner en el primer ser humano en romper la barrera del sonido en caída libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.