Siamesas Shadya y Shandell fueron separadas con éxito en hospital Almenara

Las hermanitas , nacidas en el el pasado 26 de febrero, fueron con éxito hace unas semanas y se encuentran estables de salud.

La Presidenta Ejecutiva de , Virginia Baffigo, informó que las neonatas se encontraban unidas por el abdomen compartiendo el hígado. Sin embargo la cirugía de separación pudo ser posible gracias a que no compartían las vías biliares ni el sistema vascular. Indicó que el hospital Almenara cuenta con profesionales altamente especializados en cirugía pediátrica, cirugía de hígado y vías biliares que resolvieron este problema congénito.

“Lograr la separación de las gemelas fue un gran reto y lo logramos, es un desafío inmenso para la ciencia médica peruana, en especial para nuestros neonatólogos y cirujanos pediatras, por ello felicito a los doctores Jorge Noé Bracamonte, Víctor Hugo Torres y Eduardo Anchante.”, expresó la doctora.

Explicó que Shandell actualmente pesa 4.450 Kg. y Shadya, 4.690Kg, ambas se recuperan satisfactoriamente en el área de Cirugía Pediátrica, y en los próximos días los padres de las menores, Orfelinda Vásquez Sánchez y Segundo Vargas Fuentes podrán llevarlas a casa.

LA OPERACIÓN. La operación se inició a las 06:00 de la mañana del miércoles 24 de abril con el proceso anestésico a cargo de médicos de la especialidad que realizaron su labor sin contratiempos; tres horas y media después, los galenos del servicio de Cirugía Pediátrica ejecutaron la apertura de piel y cavidad abdominal para facilitar la separación de los cuerpos y órganos de las niñas.

Acto seguido, los cirujanos del servicio de Cirugía de Hígado y Vías biliares del Departamento de Cirugía General procedieron a separar a las siamesas y dividir los hígados, utilizando para ello un ecógrafo de alta resolución que permitió delimitar el área hepática a seccionar.

Una vez separado los hígados, el equipo de cirugía pediátrica interviene nuevamente para terminar con el proceso, siendo la parte compleja la separación de los diafragmas -ambos corazones se veían muy juntos- y que significó una incisión muy cuidadosa y meticulosa, por parte del equipo multidisciplinario.

Luego los especialistas procedieron a cerrar la cavidad abdominal y la piel de ambas, sin la necesidad de utilizar mallas quirúrgicas o injertos, solo aplicaron técnicas especiales que permitieron alargar y extender la pared del abdomen, sin comprometer la presión interna del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.