PGR dice que 43 estudiantes desaparecidos murieron pero familias dudan

Si bien ayer las autoridades mexicanas aseguraron que los 43 estudiantes desaparecidos en México habrían sido asesinados y calcinados según varios testigos, los familiares de las víctimas salieron al frente para cuestionar esta tesis.

Ayer por la mañana el procurador General de la República, , informó que tres nuevos detenidos, entre ellos Patricio Reyes El Pato y Agustín García Reyes informaron a la policía mexicana PGR que ellos asesinaron a las personas que les fueron entregadas.

Agustín García reveló a la PGR que trasladaron a un grupo de más de 40 personas y “los llevaron al basurero de Cocula. Algunas de las personas que se llevaron iban asesinadas”.

Los nuevos detenidos han señalado que ahí asesinaron a los que aún estaban vivos y luego a todos les quemaron con gasolina diesel y algunas otras sustancias, y eso empezó desde las 12 de la noche hasta las tres de la tarde del día siguiente.

Alrededor de 15 de las personas que fueron entregadas a los integrantes de Guerreros Unidos murieron de asfixia; a todos los llevaron a la zona del basurero de Cocula a bordo de una camioneta propiedad de Gildardo López Astudillo, informó el procurador.

Los detenidos señalaron que una vez que los estudiantes fueron incinerados, un integrante de Guerreros Unidos identificado como El Terco ordenó que los restos fueran triturados y luego lanzados al río Cocula.

Las últimas investigaciones de la PGR obtuvieron testimonios de que el fuego que se inició para incinerar al grupo de personas que les fue entregado se dejó ardiendo hasta alrededor de las dos de la tarde y luego regresaron “a limpiar” el lugar.

Asimismo, los detenidos fueron llevados por la PGR a la zona del río Cocula y al basurero de Cocula para que mostraran cómo se habían realizado las acciones que dicen hicieron contra el grupo de personas que le fueron entregadas, y en el río Cocula se encontraron bolsas con los restos y cenizas de lo que presuntamente eran la personas que fueron entregadas por los policías de Cocula e Iguala a integrantes del grupo de Guerreros Unidos durante los hechos ocurridos el pasado 26 de septiembre.

RESPONDEN INDIGNADOS. Pero los familiares de los 43 estudiantes se mostraron incrédulos por la versión de la PGR y aseguran que carecen de pruebas.

“Sin pruebas, no aceptaremos ninguna versión; están vivos y deben buscarlos hasta encontrarlos”, señalaron esta tarde los padres de los 43 estudiantes desaparecidos, luego de que el procurador general de la República, , informó que se encontraron restos calcinados que podrían ser de los jóvenes .

Salir a decir que están muertos, sin ninguna certeza, “es una forma descarada de torturar a los padres de familia”, señaló uno de los padres de los desaparecidos, y reclamó al procurador por no cumplir ninguno de los diez compromisos que signó con miras a encontrar a los estudiantes.

No podemos aceptar una versión sin pruebas ni evidencias, “seguimos con la esperanza de que están vivos”, dijo la madre de uno los jóvenes desaparecidos en el ataque entre la noche del 26 y la madrugada del 27de septiembre.

En esa tónica, el padre de otro de los normalistas desaparecidos reiteró que no aceptarán la versión de que los jóvenes están muertos. “Quieren dar carpetazo (…) pero nosotros decimos que los estudiantes están vivos y así los esperamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.