El hombre pez y su historia de lucha y esperanza [VIDEO]

El caso de Antonio Reloj quien padece de ictiosis, una enfermedad cutánea de origen genético

93

La historia del filipino -conocido como el - es dramática pero también marcada por la lucha de un joven que padece de ictiosis, una rarísima enfermedad cutánea de origen genético, quien tiene muchas ganas de salir adelante a pesar de sus limitaciones.

Este mal le afectó tanto la piel, como los ojos y su fisonomía es muy parecida a la de un pez o un reptil, incluso en algún momento sus vecinos creyeron que estaba poseído, hasta que lo reconocieron como una persona como todos.

A causa de su afección, su piel se tornó agrietada y oscura y a primera vista parece que haya sufrido quemaduras severas, incluso sus ojos sobresalen más de lo normal.

La dura historia de Antonio Reloj también está marcada por la marcha de su madre, que lo abandonó cuando tenía 12 años. A partir de aquel momento, fue su abuela quien se hizo cargo de él, ya que su padre se había separado de su madre poco antes de su nacimiento.

Antonio dejó de salir de casa porque la gente no paraba de burlarse de él, y los problemas, con los años, no hicieron más que crecer debido a un empeoramiento en su estado de salud. En los últimos tiempos, ha empezado también a tener problemas de visión a causa de la enfermedad.

SU LUCHA

A pesar de todos los contratiempos, este filipino no ha tirado la toalla y sueña con ser electricista, algo que se ha convertido en un pasatiempo, dado que dedica todo su tiempo libre a reparar y desmontar dispositivos eléctricos.

En breve Antonio Reloj abandonará por primera vez su pueblo para ser atendido por un equipo de médicos gracias a que una cadena filipina se hizo eco de su caso.

Aunque es poco probable que los especialistas sean capaces de curar su dolencia, sí que pueden hacerle la vida más fácil y aliviar sus dolores con una crema especial para hidratar su piel agrietada.

El hombre pez y su historia de lucha y esperanza [VIDEO]
Califica esta nota

Te puede interesar