Castración química en Perú
Castración química en Perú

El presidente de la República, Pedro Castillo, reaccionó ante el repudiable caso de secuestro y violación sexual de una niña de tres años ocurrido en la ciudad de Chiclayo y que ha conmocionado al país.

El mandatario anunció que el Gobierno evalúa medidas drásticas como la aplicación de la castración química obligatoria para los de menores de edad, adolescentes y mujeres, tal como ya se realiza en otros países del mundo.

“Basta ya de tanta violencia, los crímenes de violencia sexual contra los niños y niñas no serán tolerados por este gobierno, ni quedarán impunes. El dolor de esta familia también es el nuestro, me siento indignado ante tanta crueldad”, afirmó.

“Este hecho atroz e inhumano nos lleva a una enorme reflexión como país para adoptar políticas públicas de Estado más severas que salvaguarden los derechos humanos de los más indefensos que son nuestros niños y niñas, y la es una opción, no podemos esperar más”, manifestó.

El jefe de Estado indicó que la viabilidad de esta medida deberá ser incluida en el Código Penal y que se necesitará de la aprobación del Congreso de la República para su legalidad, tal como ya se ha hecho en países como Rusia, Estados Unidos (siete estados), Polonia, Corea del Sur, Indonesia y Moldavia, donde ya se aplica.

“Exhortamos al Congreso de la República a respaldar medidas concretas en favor de los más vulnerables, porque no podemos seguir tolerando estos violentos hechos que dañan nuestra integridad como sociedad y destruyen la vida de indefensos”, señaló.

Pedro Castillo con médicos
con médicos

En ese contexto, el presidente Castillo aseguró que están vigilantes del estado de salud de la menor agraviada en Chiclayo y que se ha dispuesto, de ser el caso, por medio del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, que sea trasladada junto a sus padres a la ciudad de Lima, para los cuidados en su rehabilitación y apoyo psicológico, además de la asesoría jurídica y defensa legal gratuita que están a disposición de la familia.

Como se recuerda, la consiste en administrar medicamentos que reducen la libido e inhiben el deseo sexual. Se aplica como un método de prevención contra las agresiones sexuales, y también como castigo para los que cometen crímenes de esta índole.

El gobierno del presidente Castillo rechaza los actos de violencia sexual más aún contra menores de edad, y ratifica su firme compromiso de velar por el bienestar, el respeto a los derechos humanos y la protección integral de las niñas, niños, adolescentes que representan el presente y el futuro, así como el de las mujeres del país.​

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea