Fidel Castro

Fidel CastroPor primera vez en 17 meses lejos del poder por enfermedad, Fidel Castro sugirió que cedería el gobierno a nuevos líderes pero seguiría como “guardián de la revolución cubana”, en una carta que causó revuelo y desató diversas interpretaciones.

Fidel CastroPor primera vez en 17 meses lejos del poder por enfermedad, Fidel Castro sugirió que cedería el gobierno a nuevos líderes pero seguiría como “guardián de la revolución cubana”, en una carta que causó revuelo y desató diversas interpretaciones.

Castro, de 81 años y al mando de la isla desde 1959, sorprendió la noche del lunes cuando perfiló su futuro político en un mensaje leído por un locutor en la televisión y publicado ayer en los diarios Granma y Juventud Rebelde , bajo su firma de puño y letra.

 “Mi deber elemental no es aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir”, dijo en el escrito.

La carta, dedicada casi toda a la Conferencia de Bali sobre cambio climático, la sella no obstante con una frase lapidaria: “hay que ser consecuente hasta el final”.

La misiva es divulgada dos semanas después de ser nominado candidato a los comicios parlamentarios del 20 de enero que lo habilita a la reelección como presidente del Consejo de Estado (máximo órgano del Ejecutivo), el cual será definido en marzo.

Su mensaje levantó entonces todo tipo de conjeturas en torno a la interrogante de si retomará algún día los cargos que cedió provisionalmente a su hermano Raúl el 31 de julio de 2006, tras la primera de varias cirugías por una crisis intestinal que casi le causó la muerte.

Conjeturas. La visión de Castro coincide con la expresada por su hermano y sucesor en el poder.

“El Partido (Comunista) y el Gobierno vienen estudiando con profundidad estos y otros complejos y difíciles problemas, que requieren de un enfoque integral y a la vez diferenciado en cada lugar concreto”, expresó entonces Raúl Castro.

Desde su enfermedad, Castro ha lanzado mensajes sobre temas de actualidad pero nunca había aludido a su posible renuncia definitiva o el retiro de alguna de sus funciones como máximo jefe cubano.

Para observadores internacionales, Castro dará fe de su convicción de que “los revolucionarios no se jubilan jamás”, asumiendo un rol honorífico de “emérito estadista”, pero con peso en las decisiones de la nueva dirigencia del país.

Una reelección formal como presidente sin funciones plenas fue perfilada por el vicepresidente Carlos Lage y el jefe del Parlamento, Ricardo Alarcón, el 2 de diciembre, cuando se definieron las nominaciones para los comicios.

 

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.