Papa Benedicto XVI

Papa Benedicto XVIEl papa Benedicto XVI arremetió contra la fecundación artificial, también conocida como "in vitro", así como la congelación de embriones y la clonación, durante un discurso dirigido en Roma a los participantes de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Según publica hoy el diario El País, el sumo pontífice señalço lo siguiente: "Cuando los seres humanos, en el estado más débil e indefenso de su existencia, son seleccionados, matados, abandonados o utilizados como puro material biológico, ¿cómo se puede negar que ellos han sido tratados ya no como alguien sino como algo, cuestionando así el mismo concepto de dignidad del hombre?".

Papa Benedicto XVIEl papa Benedicto XVI arremetió contra la fecundación artificial, también conocida como "in vitro", así como la congelación de embriones y la clonación, durante un discurso dirigido en Roma a los participantes de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Según publica hoy el diario El País, el sumo pontífice señalço lo siguiente: "Cuando los seres humanos, en el estado más débil e indefenso de su existencia, son seleccionados, matados, abandonados o utilizados como puro material biológico, ¿cómo se puede negar que ellos han sido tratados ya no como alguien sino como algo, cuestionando así el mismo concepto de dignidad del hombre?".

Las únicas técnicas de laboratorio que se salvaron de sus críticas fueron las "terapias de restitución de fertilidad", las que permiten la fecundación al modo tradicional, lo que Ratzinger llamó "transmisión humana a través de los actos del cónyuge". El Papa atacó toda práctica que implique fecundar lejos de la cama: "La reducción embrionaria, la investigación con células estaminales y los intentos de clonación humana muestran claramente cómo, con la fecundación artificial extracorpórea, infringe la tutela de la dignidad humana".

Dos semanas después de haber cancelado su visita a la Universidad La Sapienza de Roma por las protestas de profesores y alumnos defensores de la laicidad de la investigación, Joseph Ratzinger volvió a hablar de la relación entre ciencia e Iglesia. "Aprecio y animo el progreso de la ciencia biomédica, que abre perspectivas terapéuticas hasta ahora desconocidas", pero solicitó a todos los sacerdotes de su Iglesia que "pongan atención a los problemas difíciles y complejos de la bioética". El Papa terminó instando a que "el progreso científico sea verdaderamente respetuoso con cada hombre".

 

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.