El Gobierno de Bolivia flexibilizó hoy sus medidas de nacionalización contra tres empresas aceiteras, una de capitales peruanos, y les permitió  reanudar sus exportaciones a casi dos meses después de imponer una prohibición de venta al exterior y obligarles a bajar sus precios en el mercado interno.

El Gobierno de Bolivia flexibilizó hoy sus medidas de nacionalización contra tres empresas aceiteras, una de capitales peruanos, y les permitió  reanudar sus exportaciones a casi dos meses después de imponer una prohibición de venta al exterior y obligarles a bajar sus precios en el mercado interno.

El viceministro de Exportaciones, Huascar Ajata, informó hoy que se han entregado los certificados que permiten las exportaciones a las empresas Fino, del grupo Romero de Perú; IOL perteneciente al líder opositor Branko Marinkovic y a la compañía Crisol.

Según un boletín del ministerio de Producción y Microempresa, aún queda pendiente la entrega de su permiso a la empresa Gravetal, participada por socios colombianos.

El ministerio indicó que las empresas ya venden su producto en el mercado interno en el marco de una 'banda de precios' que fija un coste 'justo' para los consumidores locales. La compañía Fino recibió un permiso de exportación de 25.900 toneladas, IOL de 32.000 toneladas y Crisol, 4.000 toneladas.

El Gobierno de Evo Morales había prohibido el pasado 19 de marzo los envíos del producto al exterior con el argumento de que las empresas tenían precios muy elevados y no garantizaban el abastecimiento del aceite para el mercado interno. (EFE – Periodismo en Línea)

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.