Justin, foto difundida por facebook.com/animalalliancenj

hace honor a sus siete vidas y es que este pequeño procedente del estado de Nueva Jersey (EE.UU.) sobrevivió a un demencial ataque. Cuando solo tenía cinco semanas de edad le rociaron con gasolina y le prendieron fuego, pero hoy ya está fuera de peligro.

Pasado el susto, los veterinarios tienen ahora otra misión: Debido a una infeccción, tendrán que amputarle las orejas por completo. Además, sufrió quemaduras de tercer y segundo grado y tendrá cicatrices y varias zonas de calvicie permanente en la parte superior de su cabeza y a lo largo del lomo.

La organización estadounidense de defensa de los derechos de los animales Animal Alliance, que está supervisando el caso, ofrece 5.000 dólares a cualquiera que pueda aportar información que ayude a identificar a los responsables del ataque que se produjo a finales de abril. El gatito fue rescatado por un transeúnte que le vio en llamas y usó su chaqueta para apagarlas.

El hombre se puso en contacto con las autoridades de inmediato y se logró entregar al animal a los veterinarios a tiempo para salvarle la vida. Sin embargo, no hubo ningún testigo que pueda aclarar los hechos. La revisión de las cámaras de vigilancia en la zona tampoco ha dado resultados hasta el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.