Príncipe marroquí Moulay Hassan

El príncipe heredero marroquí, , ha rechazado el que obliga a sus súbditos a besarle la mano como gesto de saludo y no duda en demostrarlo incluso frente a las cámaras o en actividades públicas.

El de 12 años de edad empezó sus funciones reales oficiales, pero se niega a que los dignatarios del país le besen la mano a como manda la tradición.

A este niño se le conoce como el más pequeño de los grandes de Oriente. Tiene 12 años y es el hijo mayor del rey de , Mohamed VI. Su linaje salta a la vista; sin embargo, tiene una debilidad: no le gusta que lo besen en la mano.

Pero cuando toca el momento del besamanos este rechaza el gesto de quienes intentan acercar los labios a su mano. El príncipe la retira a gran velocidad y los funcionarios terminan besando el aire.

Cómo culparlo de negarse a una tradición si es tan solo un niño, dicen algunos. Lo cierto es que su carácter y linaje no se discuten.

El príncipe Hassan se ha preparado toda su vida para convertirse en el heredero de la dinastía alauita.

Y de eso da fe su impecable figura, paso firme y mirada siempre al frente. Jamás pierde la compostura, aun cuando su acto reflejo de retirar la mano para rechazar un beso delaten algo de su humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.