reveló que uso de 30 minutos al día de redes sociales corrigió problemas de depresión en jóvenes de la de Pensilvania.

Limitar o controlar el uso de las redes sociales como Facebook, Instagram y Snapchat, reduce significativamente la depresión y la soledad en los jóvenes reveló un reciente estudios.

El de la de Pensilvania, elaborado por Melissa G. Hunt, Rachel marx, Courtney Lipson y Jordyn young revela que, luego de tres semanas de limitar el uso de redes sociales en jóvenes, se logró una disminución significativa en la ansiedad y el temor, pero además un mayor autocontrol.

Los investigadores siguieron de cerca y durante tres semanas a 143 estudiantes universitarios, como parte de un estudio científico titulado “No más miedo a perderse de algo”, haciendo alusión al conocido como “F.O.M.O.” en inglés.

Lo más extremo fue limitar el uso de las redes sociales, sobre todo , a solo 10 minutos por día, pero los hallazgos sugieren que reducir su uso a 30 minutos por día, puede llevar a una mejora significativa en el bienestar.

Si bien otros estudios han demostrado una correlación entre las redes sociales y la salud mental de sus , el reporte recientemente compartido asegura ser el primero en “establecer un nexo causal entre el menor uso de las redes sociales y el mejoramiento en lo que hace a la soledad y la ”.

Pero apartarse de la social media, en realidad a las personas a sentirse menos solas y deprimidas, pero además a establecer un autocontrol.

No renunciar a las redes sociales

La psicóloga Melissa G. Hunt, autora del estudio, alertó -sin embargo- que los hallazgos no significan que los jóvenes deben renunciar a las redes sociales del todo, algo que los investigadores catalogan de poco realista.

“Cuando no ocupas tu tiempo inmerso en las redes, pasas más tiempo haciendo cosas que muy probablemente te hagan sentir mejor con tu vida” concluyó Hunt. “A nivel general, les diría que suelten sus teléfonos y pasen más tiempo con otras personas en su vida diaria”. Ella llama a sus hallazgos la “gran ironía” de las redes sociales.

Hunt declaró que “cada minuto que pasas en línea es un minuto en el que no estás haciendo tu trabajo o no te encuentras con un amigo para cenar o tener una conversación profunda con tu compañero de cuarto”.

También señaló algunas advertencias al estudio. Primero, se hizo exclusivamente con personas de 18 a 22 años, y no está si los efectos deprimentes de las redes sociales cruzarán las líneas generacionales hacia las personas mayores o más jóvenes, dijo Hunt. Pero ella espera que sus resultados se generalicen al menos para personas de hasta 30 años.

El estudio completo aquíhttps://guilfordjournals.com/doi/pdf/10.1521/jscp.2018.37.10.751

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.