Regreso a clases: ¿Tips para preparar la lonchera escolar?

Muchas veces, por falta de tiempo y por buscar lo fácil, ignoramos la importancia de una buena alimentación en la lonchera escolar y en los primeros años del menor.

Síguenos en

El verano está llegando a su fin y nuestros pequeños se alistan para regresar a las aulas. Junto con ellos, los padres debemos también prepararnos ya que, al ya no estar bajo nuestra supervisión permanente, podemos descuidar diferentes aspectos, como su alimentación.

Conforme van creciendo, los niños pueden presentar diversos problemas con algunas comidas. Esto sumado a la falta de tiempo y búsqueda de la practicidad, puede poner en riesgo su salud.

En este sentido, Pacífico Seguros, con el apoyo de la nutricionista de SANNA Nutrición a Domicilio, Jenny García, resuelve algunas dudas y brinda unas recomendaciones para que las loncheras sean el aliado perfecto para el crecimiento de nuestros hijos.

1. ¿Cuántas veces debe comer un niño?

Como mencionamos, es en esta etapa los niños están en pleno crecimiento y desarrollo: ganan peso, estatura y, sobre todo, el estado nutricional que les permitirá combatir enfermedades. 

Según afirma la nutricionista Jenny García, su alimentación no solo dependerá de su edad, sino también de su actividad física y de su estado nutricional. Lo que se recomienda es que, a las 3 comidas del día (desayuno, almuerzo, cena) se le agreguen entre 2 y 3 snacks que complementen dichos alimentos. Lo que recomienda es que entre comidas haya un lapso entre 2 y 3 horas.

2. ¿Por qué la lonchera no reemplaza al desayuno?

El tema de la alimentación en los niños, según afirma García, siempre trae confusión a los padres. Indica que a veces por falta de tiempo buscamos lo más fácil de preparar, lo cual no es sinónimo necesariamente de nutritivo. Sin embargo, para velar por la salud de los niños, no debemos dejar que salgan a estudiar sin desayunar. 

¿Qué debemos considerar?

  • La jornada de estudio: A diferencia que antes, las jornadas de estudio ahora cuentan con más horas: Ingresan a las 7:30 u 8 am y salen entre las 3 y 4 pm, esto sin contar las actividades extracurriculares.
  • Falta de tiempo en las mañanas: Entre que nuestros hijos se levantan y se alistan, a veces no queda tiempo para tomar un buen desayuno. Lo que podemos hacer en estos casos es optar por pequeñas porciones: avena, un batido de leche, un sándwich que les permita “tener combustible” a primera hora del día.
  • Falta de inapetencia en las mañanas:Sumado al problema antes mencionado, muchas veces nuestros hijos prefieren no comer porque puede producirles náuseas y hasta vómitos. La especialista recomienda pequeñas porciones y desayunar antes de dejar la casa.

3. Entonces, ¿qué les debo mandar?

Por la misma importancia de la lonchera, debemos cuidar qué comidas incluir. Para que esta sea considerada “balanceada”, debe incluir los tres grupos de alimentos que brinden energía: los cereales, las proteínas y las frutas y verduras. En otras palabras, podemos mandarles desde granola, pan, kekes hasta queso, pollo, huevos y diferentes frutas y verduras.

Un punto importante es que debemos llegar a un acuerdo con nuestros hijos y dejarlos decidir sobre qué alimentos prefieren. Si les mandamos mucha comida, es probable que no la coman toda. Es mejor establecer qué alimentos nutritivos sí son de su preferencia y que entiendan cuál es la importancia de su buena alimentación.

En esta época del año debemos tener especial cuidado con las comidas que pueden fermentarse. Evitar mandarles jugos o frutas que pueden echarse a perder: el agua siempre es una mejor opción. De igual forma, evitar alimentos procesados que, por sus químicos, es recomendable dejar de lado: por ejemplo, los embutidos o las barritas de cereal.

Enlaces patrocinados
admin

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea