El uso de anticonceptivos en adolescentes que ya iniciaron su vida sexual o ya tienen hijos es un factor muy importante que debe ser incorporado en las prácticas de educación sexual de los menores de edad, consideró al ginecóloga Alicia García. 

La especialista sostuvo que en el mercado existen píldoras anticonceptivas que puede ser usada sin ningún riesgo en las dos etapas extremas de la vida fértil de las mujeres: la adolescencia, después de haber tenido su primera menstruación; así como en la etapa premenopáusica. 

“Esta píldora nueva, Slinda, tiene progesterona sola y una alternativa buena para todas las mujeres, incluso las que están en los dos extremos de su vida. (…) por su compuesto, puede usarse en pacientes que sufren de obesidad, son fumadoras, tienen antecedentes de trombosis venosa profunda, jaqueca e incluso las adolescentes, con aprobación de la FDA”, explicó la doctora.

Antes, las adolescentes se exponían al uso de anticonceptivos inyectables con progesterona que ocasionaba daño a su desarrollo óseo. Sin embargo, hoy existe está opción segura. 

Por ello, García consideró tomar en cuenta los índices de embarazos no deseados en adolescentes que indican que en el país 12,6 de cada 100 menores de edad están embarazadas o ya son madres. Así, dijo, la educación sexual “no solo es información”, “sino que debe estar acompañada de acciones” que garanticen que las adolescentes conozcan y tengan acceso a métodos de cuidado durante una vida sexual activa. 

“Aquellas adolescentes que han tenido un parto y están en un servicio de salud tendrían que tener acceso a un anticonceptivo; anteriormente se usaba una inyección que tiene progesterona en alta dosis pero afectaba el desarrollo óseo. Esto no ocurre con el anticonceptivo oral Slinda de progesterona sola que bloquea el ovario parcialmente manteniendo bajos los niveles de estrógeno natural que protegen el desarrollo óseo de las menores”, dijo. 

atención al embarazo adolescente

Recomendaciones. La especialista sostuvo que para tomar este anticonceptivo se puede acudir a un médico a fin de que se les explique cómo cumplir bien el método. Detalló que una vez que se inicie el tratamiento, las mujeres tendrán un sangrado irregular durante el primer mes; en los meses posteriores este se regularizará.

Asimismo, dijo que el componente de Slinda no afecta a las personas que tienen riesgo cardiovascular, además ayuda a mejorar la hemoglobina con el paso del tiempo haciendo que se eviten enfermedades como la anemia.  Además, las cantidades en las que está presente permite que en caso se olviden de tomar la pastilla, al día siguiente puedan doblar la dosi sin afectar la seguridad anticonceptiva y tampoco el ciclo menstrual. 

Usar esta píldora reduce el dolor menstrual y por esa razón reduce el gasto en medicamentos, no produce retención de líquidos, disminuye la aparición de acné, los dolores de cabeza entre otros efectos secundarios que producen otros anticonceptivos con estrógenos combinado; así como otros efectos producidos por el abandono del método.

“La píldora contiene solo drospirenona que es una progestina sintética de última generación que evita efectos secundarios en las mujeres que consumen los estrógenos en otros anticonceptivos combinados”, concluyó.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea