El partido de Benazir Bhutto designó el domingo al hijo y al viudo de la difunta líder opositora como líderes de la formación, que anunció que tomaría parte en las elecciones del 8 de enero, como hubiera querido Bhutto. Sin embargo, un destacado cargo del partido al que apoya el presidente Pervez Musharraf dijo que era probable que los comicios se retrasasen hasta ocho semanas.

El partido de Benazir Bhutto designó el domingo al hijo y al viudo de la difunta líder opositora como líderes de la formación, que anunció que tomaría parte en las elecciones del 8 de enero, como hubiera querido Bhutto. Sin embargo, un destacado cargo del partido al que apoya el presidente Pervez Musharraf dijo que era probable que los comicios se retrasasen hasta ocho semanas.

El asesinato de Bhutto el jueves ha desatado la violencia y puesto en duda el proceso electoral, profundizando una crisis en este importante aliado estadounidense contra el terrorismo, que intenta salir de una administración militar. Bilawal, estudiante de Derecho en Oxford, es el hijo de 19 años de Bhutto y estará al frente del partido, que estará presidido también por su padre, Asif Ali Zardari. Zardari dijo que el partido participaría en las elecciones, como su esposa hubiera querido.

"Pese a esta peligrosa situación, iremos a las elecciones, según su voluntad y pensamiento", dijo Zardari en rueda de prensa en la casa de los Bhutto en Naudero, en el sur del país, tras una reunión del partido.

Bilawal, presentado hoy como Bilawal Bhutto Zardari, dijo que la larga lucha de su partido por la democracia continuaría con renovado vigor: "Mi madre siempre dijo que la democracia es la mejor venganza".

Anteriormente, el responsable del partido que gobernó el país hasta la designación de un Ejecutivo interino el mes pasado, y al que apoya Musharraf, dijo que era bastante probable que los comicios fueran pospuestos hasta que se aplacasen los altercados surgidos a raíz de la muerte de Bhutto, que han dejado hasta ahora 47 muertos.

Bhutto se perfilaba como vencedora por tercera vez en los comicios, aunque los analistas esperaban un reparto de poder entre ella, el partido del otro ex primer ministro, Nawaz Sharif, y la formación a la que apoya Musharraf.

El partido puede esperar contar con el voto de simpatía por la muerte de Bhutto, pese a que Bilawal volverá a la universidad y al hecho de que a Zardari, como a Bhutto, le salpicaron en el pasado acusaciones de corrupción.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.