Defensoría del Pueblo

Defensoría del PuebloEl Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo instaló la segunda mesa de trabajo, integrada por 25 delegados representantes de más de 10 mil internos del Establecimiento Penitenciario Lurigancho y representantes de diversas instituciones como el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Ministerio de Justicia, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), organizaciones de derechos humanos y la iglesia católica.

 

Defensoría del PuebloEl Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo instaló la segunda mesa de trabajo, integrada por 25 delegados representantes de más de 10 mil internos del Establecimiento Penitenciario Lurigancho y representantes de diversas instituciones como el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Ministerio de Justicia, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), organizaciones de derechos humanos y la iglesia católica.

 

El objetivo de la mesa ―que constituye un espacio de diálogo― es lograr el acercamiento de las autoridades y las personas privadas de su libertad para conocer, evaluar y encontrar soluciones a aquellos problemas que pueden afectar sus condiciones de detención, según informó José Ávila, Jefe del Programa de Asuntos Penales de la Defensoría del Pueblo.

El funcionario agregó que las reuniones de los participantes constituyen una forma de establecer el principio de autoridad y el respeto a la ley. “La primera mesa, que se constituyó en febrero en el Penal ‘Miguel Castro Castro’, derivó en una puesta en práctica inmediata del Informe Defensorial Nº 113 de la Defensoría del Pueblo en el que se recomendó la necesidad de una política penitenciaria basada en el diálogo con los internos”.

Además, José Ávila invocó a las autoridades de diversos distritos judiciales de todo el territorio nacional a que promuevan este tipo de mecanismos de diálogo, con que se puede promover eficazmente la pacificación en las cárceles del país.

Una vez que se instaló la referida mesa, el representante de la Defensoría del Pueblo supervisó los ambientes de los talleres del Penal Lurigancho para constatar su funcionamiento, así como el trabajo que desarrolla la Policía Nacional del Perú (PNP) y la administración penitenciaria.

 

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.