Clara Rojas y Emmanuel

Clara Rojas y EmmanuelDespués de la tormenta siempre llega la calma. De eso puede estar segura la ex rehén de las FARC, Clara Rojas, quien ayer presentó al Mundo a su hijo Emmanuel, quien nació en cautiverio de la guerrilla colombiana. Hasta ayer, el niño que nació hace cuatro años sin anestesia ni doctores en la selva colombiana era prácticamente un misterio.

Clara Rojas y EmmanuelDespués de la tormenta siempre llega la calma. De eso puede estar segura la ex rehén de las FARC, Clara Rojas, quien ayer presentó al Mundo a su hijo Emmanuel, quien nació en cautiverio de la guerrilla colombiana. Hasta ayer, el niño que nació hace cuatro años sin anestesia ni doctores en la selva colombiana era prácticamente un misterio.

Sus ojos se habían hechos famosos, pero nadie conocía su sonrisa. Por eso Clara decidió darle un regalo a su hijo en su primer Día de la Madre juntos. De impecable blanco, ella y su madre se dejaron fotografiar por la principal revista de la farándula colombiana abrazadas a un hombrecito de cachetes colorados y sonrisa inalterable.

“Decidimos dar el primer paso para que él tuviera una vida normal”, contó ayer la ex rehén de las FARC, mirando con ternura la tapa de la última edición de Jet Set.

Fue Emmanuel quien pidió salir en las fotos, contó su madre sin todavía salir de su asombro. “Básicamente él tuvo la idea. Estábamos un día mirando unas revistas y unos periódicos y me preguntó: ‘Mami, ¿yo dónde estoy?. ¿Por qué yo no puedo aparecer contigo y con mi abuelita en fotos?’”, recordó la amiga y ex compañera de fórmula de Ingrid Betancourt.

Entonces, cuando la revista de ricos y famosos le propuso posar con su madre, ella propuso incluir a Emmanuel. El resultado fue un álbum familiar lleno de alegría y momentos tiernos. En su página web (www.jetset.com.co), la revista muestra el backstage de la sesión fotográfica.

Madre e hijo no paran de mirarse a los ojos ni un instante. Se intercambian sonrisas cómplices, mientras Emmanuel corre y se tambalea por toda la habitación en busca de las decenas de palomas, que se niegan a ser capturadas. Todo es blanco, excepto las cabelleras morenas de Clara y su hijo.

La sesión de fotos fue la antesala de un Día de la Madre muy especial. Para millones de colombianos sólo será otro almuerzo u otra cena familiar. Pero en la casa de los Rojas la celebración tendrá un condimento extra. Durante los últimos seis años esa fecha fue causa de tristeza y frustración en ese hogar.

 

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.