Imagen RT

Un menor de edad pasó cuarenta minutos suspendido en el aire y con la en el soporte de una ventana en una altura de cuatro pisos.

El hecho ocurrió en la ciudad de Nanchang, en la provincia de Jiangxi. El menor se había quedado solo en casa en el momento del incidente, mientras su abuela hacía unos recados.

La desesperada situación obligó a los vecinos a extender una manta para suavizar el golpe en caso de una mortal caída.

Al mismo tiempo otros vecinos se dirigieron al departamento para intentar abrir la puerta que estaba cerrada con llave. Veinte minutos más tarde apareció un hombre desde el quinto piso tras no ver resultados eficientes.

Escaló por las ventanas del edificio hasta llegar al lugar donde se encontraba el niño atrapado. El rescatador voluntario no fue capaz de liberar al muchacho, pero impidió que se cayera.

Tuvieron que pasar otros 20 minutos para que los vecinos que forzaban la puerta entraran en el departamento y salvaran al niño. Aunque el socorrista se fue sin dejar su nombre, algunas personas lo reconocieron como Zheng Guorong, un vendedor de comida seca en un mercado cercano. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.