Átomos protagonizan el cortometraje más diminuto del mundo

Lo que hasta hoy se creía imposible se va convirtiendo poco a poco en realidad . Esta vez  ha sorprendido con el corto más diminuto del mundo, reconocido por el Libro Guinness de los Récords.

Los protagonistas de la peculiar película son un grupo de átomos de carbono sobre una superficie de cobre. Asimismo, han utilizado la técnica del stop motion para reorganizar las pequeñas partículas en cada instantánea.

La obra titulada “Un niño y su átomo” supuso un gran reto técnico a todo el equipo de científicos y cineastas de . El corto de 60 segundos de duración se compone de un total de 242 fotogramas. Haciendo un cálculo rápido deducimos que se reproduce a apróximadamente 4 cuadros por segundo, lejos de los 24 fps tradicionales del mundo del cine. No obstante, merece la pena visualizarlo debido al gran trabajo que hay detrás además de todas las dificultades técnicas.

Este pequeño corto se llevó a cabo gracias al microscopio de efecto túnel que inventó hace unas pocas décadas. De hecho, sus creados fueron galardonados con el Nobel de física en el año 1986. Asimismo, con la ayuda de la aguja extremadamente afilada y precisa de este dispositivo han conseguido colocar los átomos en nuevas posiciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.