ollanta340

Al parecer en la investigación del "Andahuaylazo" hay mucho pan por rebanar y es que tras el asesinato de cuatro policías y la posterior toma de una comisaría, el ejecutor de este acto criminal, Antauro Humala, siguió coordinando con su hermano, el hoy líder del Partido Nacionalista (PN), Ollanta Humala.

Al parecer en la investigación del "Andahuaylazo" hay mucho pan por rebanar y es que tras el asesinato de cuatro policías y la posterior toma de una comisaría, el ejecutor de este acto criminal, Antauro Humala, siguió coordinando con su hermano, el hoy líder del Partido Nacionalista (PN), Ollanta Humala.

Según publica hoy el diario Correo, varios detalles del Andahuaylazo no se hicieron públicos, en especial los testimonios de cuatro de los 17 policías que fueron tomados de rehenes por Antauro Humala y sus huestes la madrugada del 1 de enero del 2005.

El cautiverio, que duró cuatro largos días, fue recordado por el mayor PNP y entonces comisario de Andahuaylas Miguel Ángel Cangas, el capitán PNP Jorge Martínez, el capitán PNP Enrique Apaza y el teniente PNP Larry Fernández, quienes acudieron a las audiencias para rendir su declaración como testigos en el juicio que enfrenta Humala y los etnocaceristas.

"Hace unos días rendí mi testimonio y pensé que no me iba a afectar, pero salí mal, se me subió la presión", recordó Fernández.

Jura que Antauro mintió al sostener en todo momento que ellos estaban borrachos cuando tomaron la comisaría. "A mí me torturaron. Mi cuerpo estaba todo moreteado por los golpes que recibí. Nos dio un trato inhumano", recuerda.

Con él coincide el capitán PNP Martínez, quien si bien en un principio prefirió guardar silencio, minutos después se animó a brindar su versión al verse invadido por los recuerdos de los maltratos que sufrió.

Recuerda indignado cómo el día de la asonada su esposa y sus dos menores hijas esperaban su liberación en las afueras de la comisaría mientras recibían insultos de los etnocaceristas.

Es más, asegura que una de sus hijas enfrenta actualmente problemas sicológicos y en los oídos como consecuencia del ruido ensordecedor de las balas.

CULPAN A ANTAURO

El capitán Apaza, quien hasta hoy había permanecido en silencio sobre el tema, asegura que fueron los etnocaceristas quienes asesinaron a sangre fría a los policías.

Por su parte, el mayor Cangas culpa directamente a Antauro y sus huestes de esos asesinatos al recordar que éste festejó dichas muertes. "Es más, cuando se enteró, dijo lo siguiente: ‘Han muerto cuatro perros sirvientes del Estado’".

SOCIOS Y HERMANOS

Pero el mayor PNP no sólo recuerda este hecho sino también las conversaciones telefónicas que Antauro sostuvo con su hermano Ollanta al interior de la comisaría.

"Él hablaba con su hermano (Ollanta). Yo he escuchado cuando él, al interior de la comisaría, hablaba con su hermano y coordinaban. No entiendo por qué lo sacaron del proceso", expresa indignado.

ESTADO NO CUMPLE


El 31 de enero del 2005, cuando aún estaban frescos los hechos violentos de la toma de la comisaría de Andahuaylas, el entonces gobierno del presidente Alejandro Toledo firmó una resolución que ordenaba el ascenso al grado inmediato superior de todo el personal policial que se esforzó por frenar la asonada antaurista.

Sin embargo, cuatro años después, sólo los suboficiales fueron ascendidos, más no así los oficiales que integraban esa larga lista, revela el mayor PNP Miguel Ángel Cangas. "Si bien es cierto fuimos recibidos en el aeropuerto como grandes héroes, hasta el momento no hemos recibido el ascenso prometido", señala.

Redacción En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.