Se acerca la Navidad y para algunos niños será una noche más. No habrá ni unión familiar ni regalo.  A la pobreza no le importa que estos lloren. Solo hace su trabajo.

 

► ARTÍCULOS RELACIONADOS

Se acerca la Navidad y para algunos niños será una noche más. No habrá ni unión familiar ni regalo.  A la pobreza no le importa que estos lloren. Solo hace su trabajo.

Hay muchos proyectos de desarrollo que en el país velan por los niños que habitan en las zonas más precarias (1). Todos con un objetivo: evitar que los pequeños sean parte de una generación perdida. Estas iniciativas apuestan por nutrirlos y educarlos, pero dejan un cabo suelto: el  trato comprometido con los padres.

Tal vez esa falta de conexión, aunque no la justifico, se manifieste porque un gran número de los progenitores ya fueron consumidos por el alcohol, las drogas, la violencia o las enfermedades mentales.

Sin embargo, la Gerencia Social nos ayuda a enfrentar ese panorama turbulento, lleno de  debilidades y amenazas, para concentrarnos en las oportunidades y fortalezas.

En medio de esa complicada población hay padres con los que sí se puede dialogar y promover un trabajo complementario, evitando que los niños sean atrapados por los males de la sociedad.

Es entonces cuando se empieza a diseñar una estrategia de desarrollo, tras haberse previamente definido uno o varios  escenarios futuribles (2).

Pero el círculo vicioso seguirá, pese a la inclusión de los padres, si no se aplica el enfoque del empoderamiento. No habrá proyecto que prospere por más perfecto que sea su diseño y cuente con ingentes recursos, si la población a la que beneficia no está comprometida y solo siente que su labor es extender la mano para recibir ayuda.

“Si un proyecto no promueve una participación responsable en quiénes intervienen en un proceso que implique derechos y también deberes frente a las consecuencias de sus actos, entonces no se estará promoviendo una real inclusión que permita el nivel de autonomía necesario para lograr el empoderamiento de los actores involucrados en los proyectos” (3).

Si esto no ocurre, este grupo humano (padres e hijos) seguirá empotrado en la miseria y los esfuerzos y recursos gastados solo habrán ayudado para salvar el momento y no con miras a un desarrollo sostenible.

Tal vez algunos opten por mirar de lejos a estos proyectos de desarrollo, pero tal vez reflexionen cuando sean víctimas de algún ladrón o sufran la muerte de un ser querido a causa de la delincuencia, que es la mejor aliada de la pobreza y la que mejor cobija a los niños dejados de lado por los beneficios de ese crecimiento económico que pregonan los gobernantes.

Solo para cerrar este artículo, preciso que la CEPAL proyecta que la pobreza aumentaría en 1.1% y los indigentes en 0.8% en la región, respecto al 2008.

 

(1)    Pobre es quien carece de lo necesario o no tiene más que lo estrictamente necesario, quien no tiene suficiente dinero, ni medios para satisfacer sus necesidades (Diccionario Petit Robert).

(2)    Futurible es la construcción a pulso de un cambio social a decir de De Jouvenal.

(3)    Bobadilla, Percy. Nosotros hacemos los pueblos…El empoderamiento en la minería artesanal.

 

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.