Paris Saint Germain celebró en Londres una clasificación merecida.

El de Francia consiguió una sorpresiva y épica clasificación a los cuartos de final de la Champions tras igualar 2-2 en el Stamford Bridge de la capital inglesa frente al local , equipo dirigido por el portugués y que finalmente quedó fuera del certamen.

Los ingleses partían como favoritos quizá desde que se conoció este cruce a través del sorteo y posteriormente por el empate a un gol por bando acontecido hace tres semanas en Paris en el choque ida.

Dicho favoritismo se acrecentó más aún hoy con la expulsión – no merecida – que sufrió sobre los 30 minutos del primer tiempo el sueco Zlatan Ibrahimovic, delantero que era la esperanza de gol más firme de los franceses.

A pesar de ello fue la escuadra gala que controló el encuentro gracias al trabajo de su medular y también al importante anticipo de sus defensores. Gran protagonista del partido fue el italiano Verrati, quien fue el sostén de su equipo tanto para cortar avances ingleses, distribuir el balón a sus compañeros y dar una mano cada vez que trataban de generar un avance. Tras su salida (fue sustituido por Rabiot a los 80 minutos de juego) su función fue encomendada al argentino  Javier Pastore, quien cumplió a cabalidad la tarea.

Chelsea, en su condición de local generó algunos avances, pero las más claras situaciones de peligro sucedieron en el arco de Courtois, portero que tuvo más trabajo que su colega Sirigu.

A pesar de ello, el equipo de Mourinho logró ponerse en ventaja con gol de Cahill, quien a los 80 minutos encontró un rebote propiciado por un remate de Diego Costa para disparar el balón con mucha potencia, el cual fue a dar hacia el fondo del arco parisino.

E PSG adelantó sus líneas, generando zozobra en área inglesa, aunque les faltó tranquilidad para definir. Sin embargo,  un tiro de esquina le permitió al brasileño David Luiz anticiparse a todos dentro del área para someter a Courtois con un feroz cabezazo.

TIEMPO SUPLEMENTARIO

El resultado (1-1) obligó a los dos elencos alargar el partido a tiempo extra, toda vez que el score –repito -fue el mismo que se dio en el match de ida.

Una leve mano del defensa central brasileño provocó en el cobro del penal que a los 95 minutos Eden Hazard se encargó de ejecutar magistralmente para hacer que el Chelsea tome ventaja del duelo por 2-1.

El once entrenado por Laurent Blanc mantuvo su estructura de juego y sin desesperarse logró poco a poco y a pesar de mostrar cansancio a ocupar territorio adversario.

Precisamente Courtois cortaría algunos avances por alto e inclusive salvaría a los 112’ un tiro con golpe de cabeza de Thiago Silva con destino a red. Pero la misma suerte no la tendría un minuto después en que vio caer su arco a través de un cabezazo algo bombeado del mismo Thiago Silva.

Los minutos restantes fueron controlados por los franceses que inteligentemente jugaron con la desesperación de la oncena de Chelsea, haciéndoles provocar faltas y laterales hasta la finalización del partido.

Paris Saint Germain jugó un gran parrido desde todo punto de vista (estratégico, táctico, ístico y mental) y consiguió una clasificación más que merecida ante un cuadro que para muchos era favorito para disputar la final del 6 de junio en Berlín.

Foto: Web Oficial de la Champions League.

Por Luis Miguel Guerrero.

Luis Miguel Guerrero

Periodista (redactor y reportero) de www.enlinea.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.