Niña siria sonríe en medio de la guerra

Siría: la emotiva sonrisa de una niña herida en medio de la guerra

Niña siria sonríe en medio de la guerra

El dolor y la violencia en Siria es pan de cada día, pero siempre hay una luz de esperanza. El atentado contra el convoy de evacuados el 15 de abril en Siria dejó algunas escenas desgarradoras en YouTube, después de que un coche bomba matara a casi 130 personas, incluidos 67 niños.

Milagrosamente algunas personas sobrevivieron, incluyendo a la niña protagonista de un video en YouTube que conmueve. Fue herida con metralla en la explosión y sufrió una lesión en la cabeza.

A pesar de todas las muertes y destrucción que acaba de presenciar, la pequeña mira a la cámara y sonríe con inocencia mientras alguien infla algunos guantes quirúrgicos para mantenerla entretenida.

La ONU dijo que los terroristas se disfrazaron de trabajadores humanitarios para acercarse a sus objetivos. Al parecer, los autobuses llevaban a evacuados afuera de las zonas devastadas por la guerra cuando estalló la bomba.

Estas imágenes son otro recordatorio de que civiles tan jóvenes como ella, que no son capaces de comprender lo que está sucediendo en su país, están atrapados en el fuego cruzado.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo que el sangriento atentado contra el convoy que evacuaba a milicianos y familiares de las localidades de mayoría chiita Fua y Kefraya el 15 de abril podría ser un crimen de guerra.

Es así que el gráfico Abd Alkader Habak dejó la cámara e ingresó entre el humo y el fuego para retirar a varias víctimas

Fotógrafo deja su cámara y rescata a niños heridos en Siria [VIDEO]

Es así que el gráfico Abd Alkader Habak dejó la cámara e ingresó entre el humo y el fuego para retirar a varias víctimas

​El gesto del fotógrafo Abd Alkader Habak conmueve al mundo. Esta vez el reportero gráfico afincado en Alepo, dejó por un momento la cámara para rescatar a varios sobrevivientes de un atentado terrorista en la convulsionada ciudad de Siria.

En las últimas horas la noticia de un atentado en Alepo dio la vuelta al mundo y sin duda fue un sábado de terror pues dicho acto terrorista dejó más de 100 muertos. Entre las víctimas habían decenas de niños que salían de sus hogares en los pueblos de Fua y Kefraya, pero además varios sobrevivientes.

Es así que el gráfico Abd Alkader Habak dejó la cámara e ingresó entre el humo y el fuego para retirar a varias víctimas. Las fotos del reportero gráfico cargando a un niño herido y llorando después junto al cadáver de otro, siempre con cámara en mano, se ha vuelto una imagen conmovedora sobre la tragedia en la ciudad.

Abd Habak habló sobre lo ocurrido en Alepo y sobre su icónica acción: «Lo que mis colegas y yo hemos hecho es lo que inspira nuestra humanidad a aquellos que han sido socios en el asesinato de los niños de Khan Sheikhan».

El gesto de este reportero se explica además en una declaraciones que ofreció en diciembre de 2016, quien en una entrevista desde Alepo para un medio sueco, dijo que pese a su trabajo de periodista también tiene que actuar en favor de las víctimas.

«No se puede elegir. Si estás en un lugar donde se lleva a cabo una matanza, te ves obligado a actuar. Si te encuentras en un hospital, tienes que dar las vendas a los heridos. Si estás donde hay refugiados, tienes que cooperar», expresó.

Añadió que toda la humanidad ve lo que está sucediendo en Siria pero muy pocos realmente actúan. «Yo no creo en nada más. No hay un solo canal que no muestre lo que está sucediendo en Alepo. Todo el mundo sabe y todo el mundo ve lo que está pasando», remarcó.

Recordó además que quienes permanecen en Alepo y Siria aún están condenados a muerte. «No he tenido la oportunidad de salir, pero incluso si pudiera, me quedaría. No puedo dejar a miles de personas detrás de mí para que sean ejecutados. O estamos todos juntos o morimos todos juntos», contó Abd Habak.

Como se recuerda el pasado sábado, un kamikaze hizo estallar su camioneta bomba contra un convoy de autobuses que transportaban a miles de habitantes evacuados de Fua y Kafraya, localidades leales al régimen asediadas por los rebeldes en la provincia del Idlib (noroeste), según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Más de 125 sirios evacuados de localidades asediadas leales al régimen murieron y cientos resultaron heridos en el atentado suicida, uno de los ataques más mortíferos en más de seis años de guerra en Siria.