Las ventas con certificación de Comercio Justo se negocian bajo un precio especial por el esfuerzo de los pequeños productores, los cuales difundirán las bondades y beneficios del sistema.

Un informe publicado por Fairtrade Labelling Organizations (FLO), señaló que el Perú tuvo el ingreso más alto por la venta al extranjero de productos bajo el sistema de , tras facturar entre los años 2011 y mediados del 2012, unos 128 millones de euros (US$ 178 millones).

La fuente FLO también destaca al Perú como líder en cuanto al número de organizaciones formadas por pequeños agricultores que laboran bajo el sistema de Comercio Justo, tras contar con cerca de 100 cooperativas o asociaciones que tienen certificado de Comercio Justo.

Tras conocer la noticia, Arnaldo Neira, ex presidente de la Coordinadora Nacional de Comercio Justo de Perú (CNCJ-Perú), Arnaldo complementó la información señalando que las ventas en productos  de Comercio Justo  llegaron a US$ 300 millones  con los reportes de realizadas hasta diciembre del 2012.

El principal producto peruano bajo esta certificación, es el café, el cual se ubica en el segundo lugar, luego de Colombia, en el ranking otorgado por la FLO, Otro producto importante es el banano, producto que se ubica en tercer lugar por volumen de producción; detrás de República Dominicana y Colombia, respectivamente.

Comercio Justo es una certificación que exige que los productos cuenten con altos estándares de calidad y se respete aspectos sociales y ambientales, como el pago de salarios mínimos legales a la mano obra.

El sistema  también  exige el cuidado de la naturaleza mediante el uso de insumos orgánicos y una serie de aspectos que garanticen el cuidado del medioambiente.

El Perú participa en el mercado internacional de Comercio Justo con más de una docena de productos, entre ellos café, cacao, panela (caña de azúcar), banano, mango, piña, mermeladas, miel, quinua, artesanía, entre otros.

Por su parte, el nuevo presidente de la CNCJ-Perú, Raúl Claverí, afirmó que intensificarán las labores para que las organizaciones de pequeños productores den a conocer las bondades y/o  beneficios que este sistema trae no solo al productor, sino al medioambiente y al desarrollo de la economía.

“Este sistema no solo garantiza la calidad del producto, sino que se ha cultivado en armonía con el medioambiente y con el respeto de los derechos de los trabajadores. Así los consumidores peruanos sabrán que adquieren un buen producto y al mismo tiempo contribuirán al desarrollo de la pequeña agricultura y la erradicación de la pobreza”, refirió el ejecutivo.

Por Luis Miguel Guerrero.

Luis Miguel Guerrero

Periodista (redactor y reportero) de www.enlinea.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.