La verdad de las cartas entre Juan Pablo II y una filósofa casada

La difusión de al menos 350 cartas de comunicaciones que durante 30 años mantuvo el papa Juan Pablo II y la filósofa casada, Anna Teresa Tymieniecka, han generado toda una polémica en el mundo. Todo empezó con una publicación en la BBC donde se advertía de una estrecha amistad entre el hoy santo y la dama.

Si bien en el artículo se señala que no hay pruebas de que Juan Pablo II rompió el voto de castidad, las cartas “son la ventana más extraordinaria sobre la vida privada de una de las personas más célebres de la historia”, afirma el periodista Edward Stourton, que descubrió las cartas, en el programa Panorama de la BBC. 

Las cartas fueron halladas en la biblioteca polaca a la cual la filósofa las había legado en el 2008. Las cartas dan a entender que la universitaria estaba enamorada del cardenal Wojtyla.

“Querida Teresa, recibí las tres cartas. Escribes que estás desgarrada pero no he podido encontrar ninguna respuesta a tus palabras”, escribe el futuro Juan Pablo II en una carta fechada en 1976, en que la describe como “regalo del cielo”.

“Eran algo más que amigos, pero menos que amantes”, dice Stourton, que insiste en que no encontró en las cartas ninguna prueba de que Juan Pablo II rompiera el voto de castidad. “Buscaba desde el año pasado una respuesta para estas palabras tuyas: ‘te pertenezco'”.

“Y finalmente, antes de dejar Polonia, encontré un camino: un escapulario. (Con él demuestro) la dimensión en la que te acepto y te siento en todo tipo de situaciones, cuando estás cerca y cuando estás lejos”.
Son palabras escritas por Karol Wojtyla el 10 de septiembre de 1976, dos años antes de ser ordenado Papa y convertirse en Juan Pablo II.

Su destinataria: la filósofa estadounidense de ascendencia polaca Anna-Teresa Tymieniecka, una mujer casada. Líneas como esa, contenidas en cientos de cartas, revelan la intensa amistad que ambos compartieron por más de 30 años.

El escapulario dado a la Sra Tymieniecka

Aunque no hay en ellas evidencias de que el sumo pontífice rompiera el voto de celibato. La BBC tuvo acceso tanto a algunas de las cartas escritas por Juan Pablo II, aunque no pudo ver las escritas por la mujer al futuro Papa. También existen también fotografías que dan testimonio de tal relación.

La amistad entre ambos comenzó en 1973, cuando Tymieniecka contactó con el futuro Papa, el cardenal Karol Wojtyla, entonces arzobispo de Cracovia, por un libro de filosofía que él había escrito. El que sería el líder de la Iglesia católica (derecha) y Tymieniecka mantuvieron una relación de amistad durante tres décadas.

La mujer, que tenía entonces 50 años, viajó de Estados Unidos a Polonia para comentar el texto. Poco después, ambos empezaron a intercambiar cartas. El esposo de Tymieniecka era Hendrik Houthakker, un distinguido economista de Harvard que tras el colapso del comunismo aconsejó al Papa sobre economía. Y en reconocimiento de esos servicios, el sumo pontífice le concedió el título de caballero papal.

LA REACCIÓN. Pero la noticia en torno al papa Santo, Juan Pablo II, provocó reacciones y aclaraciones de los medios católicos. El portal ACI Prensa aclaró que la estrecha amistad entre Juan Pablo II y Anna Teresa Tymieniecka era muy conocida en el círculo de amigos del Pontífice y también fuera de él.

El vaticanista George Weigel escribió en su libro “Testigo de la esperanza: La biografía de Juan Pablo II” que Tymieniecka comenzó a enviar cartas a Karol Wojtyla para intercambiar ideas sobre la publicación de un trabajo filosófico suyo titulado “The acting person”.

El Papa en el Vaticano con Anna-Teresa Tymieniecka

El artículo de ACI Prensa señala que monseñor Pawel Ptasznik, un sacerdote polaco de la Secretaría de Estado del Vaticano, colaborador del Papa polaco durante diez años, confirmó este dato y explica que “incluso cuando el debate filosófico concluyó, ella siguió escribiéndole al Cardenal Karol Wojtyla que luego fue Juan Pablo II. Dado que era un hombre muy cortés, él solía responder a todas las cartas que recibía de ella”.

Añade que Gianfranco Svidercoschi, un veterano vaticanista y biógrafo de Karol Wojtyla, subrayó que “Juan Pablo II solía deshacerse de las cartas de ella una vez que le respondía. Sin embargo, la señora Tymieniecka conservó todas las cartas que recibió del Papa, además de una copia de las cartas que ella le enviaba”.

Sviderscoschi explicó que luego de la muerte del Pontífice, la mujer “trató de vender todo su intercambio de cartas con el fallecido Papa y al final la Biblioteca Nacional Polaca las compró. Sin embargo las cartas no están disponibles para su lectura”. Por eso “la BBC alega que las cartas son secretas”, destacó el experto vaticanista.

Hoy, la Biblioteca Nacional Polaca publicó una declaración oficial en la que aclara que no hay nada que sugiera una relación amorosa entre el santo y esta mujer. 

“Las declaraciones hechas en los medios no se fundamentan en el contenido de las cartas de Juan Pablo II a Anna Teresa Tymieniecka que están en el archivo de la Biblioteca Nacional de Polonia”, sostiene un comunicado publicado hace unas horas por esta institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.