Adolescentes depresión
Adolescentes depresión

“Aligerando Mochilas, salud mental y adolescencia en días de pandemia” es el nombre de la línea telefónica de ayuda que el MINSA, junto a UNICEF y la ONG, CEDAPP han puesto al servicio de las niñasniños y adolescentes que se encuentren atravesando por problemas de salud mental y busquen consejería para superar sus temores.

De acuerdo con el estudio “Salud mental y adolescencia en días de pandemia” elaborado por el Ministerio de Salud, a través de la Dirección de Salud Mental (DSAME), con el apoyo de UNICEF, se conoce que el encierro, la convivencia y las relaciones interpersonales al interior de la familia han influido directamente en el bienestar de la niñez y adolescencia.

“Ahora sabemos que, durante la pandemia, 3 de cada 10 adolescentes tienen problemas emocionales. Sin embargo, esta cifra se dispara a 7 de cada 10 cuando sus cuidadores presentan depresión. El encierro prolongado, la pérdida de socialización y además de ello, el ver cómo sus padres viven también estresados, deprimidos, con problemas económicos, de salud, y hasta de violencia en muchos casos, ha hecho que su salud mental se vea deteriorada”, sostuvo la Representante de UNICEF, Ana de Mendoza.

El estrés de los cuidadores del hogar incide directamente en el niño, niña o adolescente a su cargo. De acuerdo con el estudio antes mencionado, los recién nacidos presentan irritabilidad, los de 5 años viven tristes y nerviosos, mientras que aquellos que van hasta los 11 años se sienten mal consigo mismos. Ya en la adolescencia, el hecho de vivir con un cuidador con problemas de salud mental hace que ellos y ellas vivan el día a día con sentimientos de tristeza, pesimismo y excesiva preocupación.

“Los adolescentes viven una situación de duelo -refiere la psicóloga clínica de CEDAPP, Elena Soto-. No solo por si pierden a alguien querido sino porque existen situaciones que deberían vivir en esta etapa de su vida, y ya no las podrán vivir: la socialización con otros chicos como ellos y todo lo que eso implica ha sido trastocado. Es algo de lo que necesitan hablar y muchas veces no son escuchados”.

Alicia Ordoñez, adolescente de Huancavelica sostiene que nunca imaginó vivir así esta atapa de su vida. “Es una mezcla de emociones. Tengo mucha tristeza por no poder ver a mis amigos, conversar de nuestras cosas. Mucha frustración porque en mi región el internet se va a cada rato y no puedo conectarme con ellos. Ni siquiera las clases escolares las pude llevar bien”.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea