El ministro de Cultura, Alejandro Neyra, informó que se están desarrollando coordinaciones con las autoridades locales del Cusco, para la realización del Inti Raymi este año.

Sostuvo que en el contexto del Bicentenario de la Independencia, el Proyecto Especial Bicentenario será el encargado de organizar el Inti Raymi en coordinación con la Municipalidad Provincial del Cusco y todas aquellas instituciones que participan de este evento.

“Es muy que probable que debido al contexto de la pandemia, hagamos un Inti Raymi sin público, pero con una transmisión especial por parte de la televisión nacional, que implicará además un relanzamiento de todo lo que significa la cultura y el turismo cultural para la ciudad del Cusco”, anunció.

Indicó que el turismo se va reactivando de manera paulatina y sostenida, con la llegada de visitantes nacionales y extranjeros a los diversos puntos de esta ciudad.

“Sabemos la importancia que tiene el turismo, que es básicamente cultural aquí en el Cusco, así que seguramente el Inti Raymi, pese a que tendrá algunas condiciones especiales por el contexto de la crisis sanitaria, va a contribuir al relanzamiento del turismo en nuestro país”, señaló.

El ministro Neyra realizó estas declaraciones luego de participar en la ceremonia de conmemoración histórica de los 240 años de martirologio de Túpac Amaru y Micaela Bastidas, realizada en la Plaza Principal del Cusco.

En esta actividad también estuvo presente la presidenta del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, el alcalde de Cusco, Víctor Boluarte Medina; y otras autoridades regionales y locales.

Por su parte la premier Bermúdez, al ser consultada por la aprobación del Congreso al dictamen que declara de interés nacional el traslado del Ministerio de Cultura al Cusco, respondió que es un proyecto de ley que tiene que ser evaluado porque trasladar instituciones implican un costo elevado.

Agregó que el traslado de funciones implica también la movilización de un conjunto de recursos humanos y materiales.

“Por tanto, me parece (que este dictamen aprobado por el Congreso) podría significar un retraso en la implementación de políticas de cultura. Aquí en el Cusco, tenemos una Dirección Desconcentrada de Cultura muy fuerte, y lo que queremos es seguir fortaleciendo”, sostuvo.

Explicó que la idea es reforzar los espacios territoriales y no mover la centralización a otro lugar donde también se daría la misma situación. “Porque trasladar un ministerio significaría que de acá (Cusco) se emitiría todas las políticas de carácter nacional”, añadió.

En Línea

Administrador de contenidos de Grupo Periodismo en Línea